Los 5 problemas más comunes que te encontrarás en la ITV

Descubre cuáles son los problemas que suelen ocurrir al acudir a una inspección técnica de vehículos y aprende a evitarlos.

15.11.2017

inspección general

Ha llegado de nuevo el momento de revisar tu vehículo y, a pesar de ser necesario por motivos de seguridad, la inspección siempre acarrea gastos y complicaciones. Además, cuanto más viejo sea tu coche, más posibilidades tiene de tener problemas, muchos de ellos desconocidos para ti. Si el técnico encuentra problemas significativos, tendrás un plazo de dos meses para subsanarlos. Una ITV desfavorable significa más pérdida de tiempo y de dinero, por lo que mejor tenerlo todo a punto antes del examen técnico. Si estás pensando además en comprar uno nuevo, este sería el momento oportuno para vender tu viejo coche.

Tasación de coche gratis en un solo paso

Problema 1: luces rotas, no homologadas o defectuosas

  • El problema: es fácil que ocurra sin darte cuenta ya que no puedes verlas, especialmente las traseras y las de los intermitentes. Todas las luces deben de funcionar adecuadamente, con la luminosidad correcta. Los faroles no deben de estar rotos, pintados o partidos.
  • Antes de la inspección: pídele a alguien que te ayude a comprobar si todas las luces funcionan correctamente. También asegúrate de que los focos son los correctos y de que cumplen con todas las homologaciones necesarias.

Descubre el valor de tu coche de forma gratuita.

En solo 2 clicks: ¡la mejor oferta! Más de 1.000.000 clientes están satisfechos en toda Europa.

Problema 2: la dirección

  • El problema: que la dirección del coche no esté bien. Es común que los extremos de la barra de acoplamiento o las juntas de unión se desgasten y provoquen que el volante no responda. Los defectos en los resortes de los ejes o en la suspensión también son comunes y pueden ser costosos de reparar.
  • Antes de la inspección: si sientes vibraciones en la dirección cuando conduces, oyes cómo chirría el volante al girarlo o notas un golpe seco, especialmente cuando pasas por un badén, deberías acudir de inmediato a un taller para que examinen tu coche. Si la reparación es demasiado cara quizás merezca más la pena vender tu coche antes de la inspección y comprarte uno nuevo.

Problema 3: los frenos

  • El problema: normalmente, no podrás verlo a no ser que desmontes algunas partes. Si no se alcanza el mínimo de desaceleración, no obtendrás el certificado de la inspección. Los problemas suelen aparecer en las pastillas y en las mangueras de freno.
  • Antes de la inspección: si notas que hay flujo debajo de tu coche o en las ruedas, que el pedal de freno está muy flojo o que directamente toca al suelo al pisarlo, o notas algún tipo de vibración al frenar, acude al taller sin pensarlo.
Audi rojo

¿Cuánto vale mi coche todavía?

Descubre el valor de tu coche en solo un minuto. Obtén el mejor precio y véndelo de inmediato.

Problema 4: pérdida de aceite

  • El problema: la pérdida de aceite puede deberse a muchos factores y el coste de la reparación dependerá de la gravedad. Si crees que no merece la pena gastar dinero en el arreglo, siempre puedes calcular el valor estimado de tu coche para saber si merece la pena repararlo o si es más rentable adquirir un vehículo nuevo.
  • Antes de la inspección: si observas que la pérdida de aceite está localizada en la parte delantera, comprueba qué color y aspecto tiene. Si es oscura o ligeramente marrón suele ser el aceite del motor.

Problema 5: los neumáticos

  • El problema: los problemas más comunes suelen deberse al desgaste del neumático o que este no sea del tamaño correcto.
  • Antes de la inspección: la profundidad de las líneas del neumático debe ser de al menos 1,6 mm., y puedes medirla con una moneda. Si notas que tu vehículo se desplaza hacia un lado es un síntoma de que el neumático está gastado. Puedes solucionar este problema si cambias las ruedas cada cierto tiempo.
prueba de la moneda

Tasación de coche gratis en un solo paso