¿Merece la pena invertir en un coche clásico?

Los coches clásicos atraen a muchos conductores por los beneficios que pueden obtenerse de ellos en un futuro a medio y largo plazo.

28.11.2017

invertir en un coche clásico

¿Deberías invertir en un coche potencialmente clásico, entonces? ¿Merece la pena realmente? En este artículo te informamos de las ventajas y desventajas de esta inversión. Además, te mostramos la diferencia entre un coche clásico y uno con posibilidades de serlo en el futuro, y también algunos consejos sobre el mantenimiento y el seguro obligatorio.

1. ¿Qué hace que un coche sea clásico?

En líneas generales, la frontera que separa el concepto entre «coche clásico» y «coche histórico» es bastante difusa, y a día de hoy aún existe cierta confusión entre ambos tipos de vehículos. Sin embargo, los expertos coinciden en un punto: todo coche histórico es clásico, pero no todos los clásicos son históricos. La principal diferencia entre ambos radica en que un coche histórico tiene que ser reconocido de forma oficial, es decir, estar matriculado como tal y haber sido registrado en Patrimonio Histórico, ya que son vehículos de importancia histórica por haber pertenecido a una personalidad destacada o intervenido en eventos de relevancia.

Por otro lado, lo que se entiende actualmente por coche clásico es simplemente un vehículo que fue fabricado y matriculado en la primera y segunda mitad del siglo XX (debe tener más de 25 años), y cuyas características permiten ilustrar un período destacado de la historia del automóvil o un modelo concreto que fue relevante en su época.

¿Asegurar un coche clásico?

Invertir en un coche clásico puede ser un buen negocio si pretendes venderlo en el futuro. A la vez hay que tener en cuenta que los coches clásicos se aseguran de forma diferente. La mayoría de compañías aseguradoras ofrecen seguros especiales y exclusivos para este tipo de vehículos, pero con restricciones importantes; para empezar, el vehículo debe tener más de 20 años desde la fecha de su primera matriculación, el propio conductor más de 25 años y contar asimismo con más de 4 años de experiencia al volante.

Igualmente, es importante saber que los vehículos clásicos no cuentan con las medidas de seguridad oportunas, por lo que su circulación se ve reducida a unos 5 000 kilómetros anuales. Es, en definitiva, un coche de recreo, personal y de uso no habitual, por lo que solo podría usarse como segundo vehículo.

2. ¿Qué es un coche potencialmente clásico?

Ciertos modelos de vehículos que poseen características exclusivas serán considerados clásicos al cabo de un tiempo. Si el vehículo, además, es de una marca exclusiva que produce pocos modelos al año y cuenta con detalles únicos, las posibilidades aumentan. Como hemos avanzado antes, lo principal para que un coche sea clásico es la edad. Es por ello que los futuros modelos que vayan a formar parte de este selecto grupo no podrán hacerlo hasta que hayan cumplido 25 años. Sin embargo, hay vehículos que solo serán considerados como antiguos llegados a esta edad, pero si cuentan con detalles exclusivos o se han fabricado pocos modelos de esa generación, es por seguro que serán clásicos algún día.

3. ¿Merece o no la pena invertir en un coche potencialmente clásico?

A pesar de tratarse de una gran inversión monetaria, adquirir un coche de este tipo tiene una serie de ventajas.

  • En muchas comunidades autónomas, los coches catalogados como clásicos están exentos de pagar el impuesto de circulación.
  • Los exámenes de la ITV son más espaciados que los de un vehículo normal, ya que un coche clásico, a pesar de ser menos seguros, no circula asiduamente, por lo que las revisiones suelen realizar desde cada dos años hasta cada cinco años, dependiendo del coche en cuestión.
  • No computan dentro de las nuevas normas anticontaminantes.
  • Son los únicos vehículos que aumentan su valor con el paso del tiempo, a diferencia de uno normal.

Pero, como siempre ocurre, las desventajas también están presentes.

  • A menudo, las compañías aseguradoras aplican restricciones a la hora de contratar el seguro y las cláusulas de las pólizas (por ejemplo, un número limitado de kilómetros por año, edad del tomador del seguro, etc.).
  • Debido a las características técnicas de estos coches, la tarjeta de la inspección técnica puede limitar ciertos usos, como que no se conduzca el vehículo de noche, en condiciones climáticas adversas o con poca visibilidad, entre otros.
  • Igualmente existen limitaciones en la carretera: aquellos modelos que no alcancen más de 40 km/hora solo pueden circular por el arcén, mientras que los de menos de 60 y 80 km/hora pueden tener problemas para circular por autopistas y autovías.
  • Si el coche es también clásico, el Estado podrá solicitarlo para eventos o exhibiciones. Además, para que un coche sea considerado como histórico es necesario pasar antes por un largo proceso burocrático para demostrar y conseguir que sea reconocido como tal, lo cual supone una gran inversión de tiempo. No es un proceso gratuito y la inversión asciende a más de 600 euros.
¿Qué diferencia significativa existe entre un coche normal y uno con carga histórica? Principalmente el uso que se hace. Un coche clásico o histórico no suele conducirse en el día a día y no puede circular por la autovía o la autopista, por lo que no es un coche para la vida diaria.
¿Coche clásico o simplemente viejo? Lo importante en este caso es que se conserven todas las piezas originales. Si el coche tiene repuestos procedentes de otros vehículos o de nueva fabricación, no podrá ser catalogado como clásico.
Diferencias entre España y otros países de la UE UE: más de 30 años, producción agotada y son difíciles de ver en las carreteras.

4. ¿En qué modelos puedes invertir?

Al contrario de lo que pueda parecer, no es necesario gastar una gran suma de dinero en un coche con potencial, ya que hay opciones perfectamente viables en el mercado a un precio relativamente bajo. Estos modelos low-cost aumentarán de valor con el paso del tiempo, según lo expertos.

Modelos por 5.000 € Modelos entre 5.000 y 10.000 € Modelos a partir de 10.000 € Modelos a partir de 20.000 €
Fiat Panda (1989-2003) Audi TT (1998-2005) Mercedes S-Klasse (1991-1998) BMW M3 E30 (1986-1991)
Fiat Coupé (1994-2000) BMW Z3 Coupé (1998-2002) Opel Speedster (2000-2005) (solo 8 000 unidades) Mercedes W 124 Cabrio (1991-1997)
Lancia Thesis (2002-2009) Mazda MX 5 (1989-2002) Porsche 928 GT (1989-1991) Porsche 911 (1993-1998)
Renault Twingo (1993-2007) Mercedes 190 (1982-1993) Porsche 968 (1991-1995) Renault Sport Spider (1995-1999)
VW Golf III VR6 (1991-1997) VW Golf I Cabrio (1979-1994) Smart Crossblade (2002) Renault Alpine A610 (1991-1995)

Hay que tener en cuenta que el valor de los modelos anteriores solo es viable si están en condiciones óptimas y computan con los requisitos propios para convertirse en un coche clásico.

5. Conclusión: ¿coche clásico sí o no?

Tal y como has podido ver, antes de adquirir un coche clásico tendrás que tener en cuenta algunos aspectos; factores como las condiciones y la edad del vehículo son importantes a la hora de elegir qué modelo se adaptaría mejor a tu expectativas. Esto, sin embargo, puede verse condicionado por la cantidad de dinero que quieras invertir en la compra y por el valor que quieras que el coche alcance en el futuro.

En definitiva, invertir en un coche que en unos años será clásico puede ser un negocio inteligente, pero debes tener en cuenta que solo podrás disfrutar de él bajo restricciones y que es una inversión a muy largo plazo, que a la vez variará y dependerá de las circunstancias del mercado en ese momento.

Artículos más leídos

Nuestros servicios