Conexión fiable: cómo tener internet en tu coche

A día de hoy, la conectividad en los vehículos es la gran apuesta de los fabricantes de automóviles, los cuales también buscan poder realojar esta nueva tecnología en modelos más antiguos.

14.05.2018

internet en el coche

Desde simplemente tener conexión a internet en el propio coche hasta la comunicación con otros vehículos, con el ambiente o con el propio conductor, la conectividad en el automóvil es un asunto de gran proyección simplemente por lo amplio del tema en sí mismo. Algunas de las funciones que se están implementando son, por ejemplo:

  • Control externo: al igual que con las llamadas “casas inteligentes”, la conectividad permite usar el control remoto para activar la calefacción o el aire acondicionado para que el vehículo tenga una temperatura agradable a la hora de la conducción. La luz también puede encenderse desde fuera o puede cerrarse el coche sin necesidad de estar dentro de él.
  • Asistencia en accidentes: se pueden activar algunas medidas de seguridad de forma opcional, como el botón de SOS conectado directamente con un servicio de emergencia que se activa en caso de siniestro. También se puede llamar directamente a emergencias en cuanto se activa el airbag. Si quieres saber más sobre este tema, puedes encontrar más información sobre los eCall aquí.
  • Información sobre ruta y destino:puedes conocer de forma inmediata el estado del tráfico en tu ruta si el coche tiene conexión a internet. También existe la posibilidad de ir a una dirección concreta o a un destino general (la farmacia más cercana, bancos, etc.).
  • Transferir aplicaciones móviles: puedes enviar apps que tengas instaladas en tu móvil a tu coche.

La entidad responsable de todo esto es una conexión a internet inalámbrica (WLAN), la cual se puede instalar de forma permanente mediante un punto de acceso WIFI o a través de una tarjeta SIM; para estos casos existen diferentes modalidades.

1. Alternativas para integrar una red WLAN

A través del propio fabricante

BMW ofrece el ConnectedDrive, Volkswagen el Car-Net y Mercedes el Comand Online. Tras estos nombres, lo que subyace es un sistema de conexión entre vehículos. Si el modelo lleva instalada una tarjeta SIM se puede instalar este sistema, siempre y cuando no se haya adquirido aún una tarifa de datos. Tras esto, la conexión a internet se logra a través de un smartphone usando la aplicación móvil del fabricante del vehículo. Esto se traduce en que la calidad y el gasto dependerá de la tarifa de datos del propio teléfono.

Para poder usar este servicio, primero hay que registrar el coche de forma online y para así poder acceder a las diferentes funciones.

Ventajas

  • Todas las ventajas que puedas imaginar con un vehículo con conexión a internet.
  • El proceso de instalación suele venir explicado de forma sencilla y detallada en el manual de instrucciones del fabricante.

Inconvenientes

  • Además del gastos añadidos de la conexión, se suelen cargar gastos adicionales cada mes.
  • Hay requisitos especiales para cada vehículo (sistemas de navegación diferentes, radio especial, etc.).
  • Sólo funciona con un smartphone a mano.

Aplicaciones de Android o iOS

Independientemente del fabricante del vehículo, Android’s Car y Apple’s Carplay ofrecen la oportunidad de usar las herramientas del smartphone en el propio sistema integrado del vehículo mientras se conduce.

Ventajas

  • Es más barato que el sistema ofrecido por los fabricantes (varía en función del fabricante).
  • Es un sistema relativamente flexible, sobre todo en coches nuevos.
  • No es necesario adquirir un hardware o un plan de datos adicional.

Inconvenientes

  • No todos los vehículos están preparados para soportar estas aplicaciones.
  • El coche y el smartphone no deben ser demasiado antiguos.
  • No todos los smartphones ofrecen la posibilidad de conectarse inalámbricamente.
  • En algunos casos, el smartphone puede no captar la conexión y la batería se colapsará.

CarFi

Este punto de acceso a internet es portátil y está diseñado especialmente para el coche. La mayoría de estos pequeños dispositivos se cargan al conectarlos al mechero del vehículo y de forma muy discreta.

Ventajas

  • Apto para todos los coches.
  • Barato.
  • Puede venir equipado con una conexión para USB adicional para poder cargar el móvil.

Inconvenientes

  • Se requiere una tarjeta SIM independiente y una tarifa de datos adicional.

Módem USB

Los módem USB se usan como punto de conexión a internet para el ordenador portátil o la tablet, y mediante un adaptador de USB conectado al mechero del coche también pueden usarse en el mismo.

Ventajas

  • Son portátiles y adaptables.
  • Baratos.
  • También sirven para la tablet o el ordenador portátil.

Inconvenientes

  • De nuevo, es necesario adquirir una tarjeta SIM independiente y una tarifa de datos.
  • En virtud del modelo, los módem USB sólo permiten conectar un dispositivo a la vez.

2. ¿Cuánto cuesta tener internet en el coche?

Los precios varían de forma significativa dependiendo de la alternativa. Además, hay que distinguir entre dos tipos de gastos: el precio de compra y los gastos posteriores.

La versión más cara es, sin lugar a dudas, los sistemas diseñados por los propios fabricantes, pero estos a la vez ofrecen otros servicios y no simplemente una conexión inalámbrica. En Volkswagen, por ejemplo, hacer uso de la tecnología e-Remote cuesta entre 60 y 99 € al año, y si se usa el pack completo, la cifra asciende a casi 300 € al año.

Aunque las aplicacione pueden adquirirse de forma gratuita en la plataformas digitales, como la Appstore, algunas de ellas requieren más gasto. Si tomamos el ejemplo de la app Carplay de BMW, sólamente la activación ronda los 300 €, y unos 100 € anuales durante al menos 3 años derivados del uso. Sin embargo, no todos los fabricantes demandan una inversión de estas características.

CarFi y los módem USB son las opciones ganadoras

Por otro lado, el gasto de estas dos alternativas es bastante bajo en comparación y sólo requieren una única inversión de entre 20 y 80 €.

También hay que tener en cuenta el gasto mensual de la tarifa de datos, el cual se aplica a todas las opciones. De todas ellas, las que usan la tarjeta SIM del teléfono móvil son las menos favorables, ya que muchos de estos planes de pago no son flexibles y obligan a incrementar el uso de datos para conseguir más gigabytes gratis. A pesar de que no son necesarios, este tipo de políticas hacen que el gasto se dispare.

Por lo tanto, la mejor opción para disponer de conexión wifi en el coche es usar aquella que necesite de una tarjeta SIM propia. De esta forma puedes conseguir más volumen de datos por unos 10 € al mes.

Que tenga LTE
A la hora de elegir un hardware, es conveniente asegurarse de que este es compatible con la tecnología LTE. En teoría, la mayor parte de los datos transmitidos a alta velocidad se consiguen por vía UMTS (Sistema universal de telecomunicaciones móviles), aunque la realidad es que la mayor parte de las veces no se contabiliza más que un 10 % de la velocidad máxima especificada. Y en este caso, cuando muchos usuarios van a usar el internet del vehículo, es imposible conseguir navegar por la red de forma fluida.

3. Calidad de la conexión: ¿cómo se consigue una conexión estable en movimiento?

La calidad de la conexión a internet depende en gran medida de la región en la que te encuentres, al igual que ocurre con la cobertura de cualquier smartphone. En cualquier caso, el factor clave en esta situación es el operador elegido para la tarjeta SIM, y dado que todas las alternativas expuestas operan con compañías telefónicas, la opción elegida no tendrá que ver con la calidad y potencia de la conexión.

Las más grandes compañías, como Vodafone, Movistar u Orange, ofrecen mapas con información sobre la cobertura en las diferentes partes de España. Es conveniente, por tanto, comprobar la calidad de la cobertura en tu zona antes de elegir la empresa telefónica.

Sin embargo, es recomendable tener una visión realista en relación a la calidad de la conexión, ya que incluso en condiciones ideales (con una conexión LTE permanente y en áreas urbanas), la calidad de la conexión no puede compararse con la de una de tipo ADSL. Las descargas o la visualización en streaming quedan bastante limitadas.

4. Conclusión

  • Cualquier usuario interesado en beneficiarse de las ventajas de la conectividad en un vehículo no necesita de un sistema integrado en el mismo por el fabricante. Por otro lado, aquellos que sí lo traen pueden venir condicionados por pagos extraordinarios.
  • Si usas una conexión wifi rara vez en tu coche, lo mejor es usar la respectiva aplicación para Android o iOS, ya que no requiere de un equipo externo o de un plan de datos por separado. No obstante, hay que pagar los gastos de dicho uso al fabricante.
  • Si usas una conexión wifi de forma regular e intensiva, los módem USB o los dispositivos CarFi son tu mejor opción.
  • A grandes rasgos, hay que ser realista en cuanto a la conectividad y a la calidad de dicha conexión en un vehículo: navegar tranquilamente no entrañará ningún problema, pero ver una película online será complicado.

Artículos más leídos

Nuestros servicios