Desciframos los grandes mitos sobre la conducción

Hay algunos mitos que perduran en el día a día y que nos influyen directamente. Compramostucoche.es te aclara algunos de ellos y los errores que entrañan.

05.04.2018

10 falsos mitos sobre la conducción

Cuanto más tiempo pasa uno en la carretera, más se aplica la experiencia adquirida con el paso del tiempo a la hora de conducir. Esto, por otro lado, entraña también dar por sentado errores que no deberían cometerse, los cuales nacen fruto de la confianza. La mala praxis al volante es peligrosa y te hace vulnerable, y por esa razón queremos revelarte los 10 grandes errores que están aceptados como normales.

1. La culpa siempre es del que adelanta

Un simple segundo de descuido es suficiente para causar una colisión en cadena. Los vehículos que adelantan son a menudo los principales culpables en este tipo de situaciones, pero en realidad no siempre es así, ya que el vehículo que va delante también puede ser cómplice de la infracción Si frena sin razón alguna, por ejemplo, puede dañar al que vaya detrás, incluso provocar un choque en cadena.

2. Adelantar por la derecha no está prohibido

Ya en la autoescuela se enseña que adelantar por el carril derecho está penalizado, aunque existen casos concretos en los que hacerlo en determinadas circunstancias no supondría una violación del Reglamento General de Circulación, ya que no sería considerado como un adelantamiento en sí. Para hacerlo deben reunirse una serie de requisitos y condiciones: todos los carriles deberán de estar ocupados y la velocidad de los vehículos que circulan sea lenta y se haga en el mismo carril. Esto es lo que suele ocurrir en casos de embotellamiento.

Sin embargo, bajo ninguna otra circunstancia debe adelantarse por la derecha, incluso si el vehículo al que queremos adelantar circula a la velocidad mínima por el carril rápido. Habría que ponerse en contacto con la Guardia Civil, ya que hacer señales o intimidarle para que vaya más rápido va en contra del reglamento y pondría en peligro tu seguridad y la del resto de conductores. Adelantar por la derecha puede suponer una maniobra mortal, ya que te quitará visibilidad, los otros vehículos no te verán venir y no tienes margen de maniobra ni espacio a derecha e izquierda.

3. Dejar el vehículo en la vía tras el siniestro

Tras un accidente, especialmente si ha sido grave, siempre se contempla la posibilidad de no quitar los restos de la calzada por si ellos ayudan a esclarecer las causas del siniestro. Sin embargo, no se debe hacer esto. Los restos que han quedado esparcidos pueden provocar otro accidente, por lo que quitar el vehículo de la vía es primordial. Si el choque ha sido grave hay que esperar a que las autoridades, y si es leve se deben de despejar los restos cuanto antes.

¿Qué hacer tras un accidente?

  1. Asegurar la zona del accidente.
  2. Llamar a las autoridades y servicios de emergencia.
  3. Tomar fotos del lugar del siniestro.
  4. Despejar la calzada de restos.
  5. Intercambiar datos con los implicados en la colisión.
  6. Esperar a que acuda la policía o la guardia civil.

4. Dejar paso a los servicios de emergencia tan pronto como lleguen

La rapidez a la hora de actuar en caso de accidente es vital para salvar vidas, permitiendo que los servicios de emergencia, policía, y limpieza accedan rápidamente al lugar de los hechos. Sin embargo, pararse al instante de oír una sirena no es aconsejable.

Atasco

Esta vía de paso debe formarse mientras se sigue circulando y no cuando se ha parado el vehículo, pues se formaría un atasco. En estas circunstancias, no queda espacio suficiente para que pase un vehículo por medio y tampoco queda espacio para maniobrar. Lo aconsejable es hacerse a un lado en cuanto se tiene constancia de accidente, para así no obstruir el paso a los servicios de emergencia.

5. Hacer ráfagas con las luces es intimidatorio

Llamar la atención haciendo ráfagas con las luces puede resultar molesto e hiriente. Pero hacer uso de ellas en ciertos momentos está permitido, por ejemplo cuando se quiere avisar a otro conductor de que queremos adelantarle o de que está cometiendo una infracción. Usar el claxon también es correcto en estas circunstancias. Por el contrario, el uso excesivo de ambos elementos no está permitido, especialmente si se combinan ambos. En dicho caso sí puede tomarse como una conducta intimidatoria y acosadora.

6. Ser siempre parte del efecto cremallera en la autovía

Conducir por la autovía

Muchos conductores se molestan cuando el tráfico no es fluido y nadie deja espacio para incorporarse a la izquierda. Aunque muchos lo hacen, no siempre resulta efectivo. Se aconseja, por tanto, observar los huecos y buscar un sitio apropiado, ya que de esta forma el tráfico fluirá mejor y será mucho más fácil conducir.

7. Los ciclistas tienen prioridad en los pasos de peatones

Los ciclistas, a menudo, son tomados como peatones, pero todo lo contrario: son un vehículo más. Deben respetar las señales de tráfico como un coche más, por lo que no existe prioridad ante un peatón. Al cruzar un paso de peatones, deben de bajarse de la bicicleta si quieren tener la misma prioridad que un peatón.

8. Dejar una nota con los datos de contacto tras un colisión es suficiente

Dejar una nota en el parabrisas

Especialmente en los aparcamientos que presentan accesos estrechos, es común que se produzcan colisiones en las maniobras de entrada y salida. En tal caso, dejar una nota en el parabrisas con los datos de contacto del causante de la colisión no es suficiente: podría perderse o ser quitada intencionadamente. Lo ideal sería esperar a que aparezca el dueño del vehículo o llamar a la policía, que redactará acta del incidente y se hará cargo de los datos. Así podrás abandonar el lugar del incidente legal y libremente.

9. Solo se puede conducir con zapatos cerrados

Dadas las altas temperaturas que alcanzamos en España en la época estival, muchos conductores se sienten tentados de usar chanclas para conducir, pero bien es sabido que no se debe conducir con calzado de este tipo. Sin embargo, la ley de Seguridad Vial no prohíbe conducir con este calzado ni tampoco hacerlo descalzo, aunque sí pueden sancionar si un agente considera que hacerlo sin calzado o inapropiadamente puede reducir tu libertad de movimiento, y la multa puede alcanzar los 200 €. Ten en cuenta, por otro lado, que conducir descalzo es peligroso ya que los pedales no están diseñados para el contacto con la piel, y conducir en chanclas priva de mayor libertad de movimiento y pueden engancharse a los pedales. Lo ideal sería usar un calzado cómodo, flexible y adaptado que no se resbale.

10. Si has bebido, mejor que vuelvas a casa en bicicleta

Conducir ebrio está prohibido por el alto riesgo que entraña, por lo que muchos deciden usar otras alternativas de transporte como el autobús o el taxi tras tomar varias copas. Pero ir en bicicleta no te librará de los problemas. Los ciclistas pueden ser sometidos a test de alcoholemia de la misma forma que los conductores y ser castigados como tales.

Sanciones: en caso de dar positivo en el test de alcoholemia (más de 0,25 ml de alcohol por litro de aire), los ciclistas se enfrentarían a multas que oscilan entre los 500 y los 1.000 €. La bicicleta quedaría inmovilizada pero no se verían afectados los puntos del carné de conducir, en caso de que el ciclista lo tuviera.

Nuestros servicios