La conducción eficiente: cómo ahorrar dinero y ganar en seguridad

La conducción eficiente se ha vuelto prácticamente necesaria en la vida diaria urbana, tanto por razones económicas como ambientales.

28.05.2019

Conducción eficiente
Tasación de coche gratis en un solo paso

Desde los más importantes organismos estatales dedicados a la automoción nos instan a aprender una serie de trucos para poder reducir el consumo de combustible, mantener una conducción más segura y evitar el estrés asociado a la mala praxis al volante.

1. ¿Qué es la conducción eficiente?

Podemos definir conducción eficiente como el conjunto de prácticas al volante enfocadas a una reducción del consumo de carburante, de las emisiones contaminantes y del riesgo de accidentes.

Las técnicas de conducción eficiente aumentan la seguridad vial, ya que reducen el estrés que la mayoría de conductores experimentan cuando conducen, sobre todo en las grandes ciudades y en situaciones de embotellamiento.

Las ventajas que aportan las técnicas de conducción eficiente son diferentes, pero todas tienen en común el ahorro en la práctica, tanto en el bolsillo del conductor como en la reducción de gases efecto invernadero.

A la vez, la conducción eficiente tiene un impacto en la salud del usuario, ya que busca como resultado la relajación y la disminución de la tensión que el conducir produce en este sector de la población. Potenciar esta comodidad a la hora de conducir se traduce directamente en la reducción de siniestros en las carreteras.

Por otra parte, estas técnicas de conducción eficiente y preventiva ayudan también al mantenimiento del vehículo, ya que el desgaste del motor y otros componentes se ve considerablemente reducido. Parte de esta acción se debe también al compromiso de los fabricantes de automóviles por diseñar y producir vehículos mucho más eficaces en cuanto a tecnología, materiales y consumo por kilómetro.

2. Técnicas de conducción eficiente para ahorro de combustible

  1. El uso del aire acondicionado o climatizador a una temperatura adecuada: un uso prolongado y a una temperatura muy baja consume mucha energía.
  2. Ventanillas bajadas: conducir con las ventanillas bajadas hace que el coche se enfrente a una oposición física mayor. Pura ley de la física.
  3. Evitar frenazos y acelerones: la pieza clave para una conducción lo más óptima posible es que esta sea fluida.
  4. Arrancar el coche sin acelerar: de esto ya se encarga automáticamente el motor, así que una leve presión sobre el acelerador es suficiente.
  5. Usa la primera marcha solo para arrancar y salir, y pasa a segunda tras unos segundos.
  6. Al cambiar de marcha, ten en cuenta las revoluciones que te marque el indicador y hazlo de manera suave y progresiva.
  7. Quédate en las marchas largas el mayor tiempo posible, a una velocidad constante y moderada.
  8. Usa el motor como propio freno levantando el pie del acelerador.

3. Conducción eficiente en diésel y gasolina

Si bien los vehículos de nueva generación, como híbridos, eléctricos, de GLP o de hidrógeno, cuentan ya con tecnología que vela por un consumo más eficiente, los vehículos de diésel y gasolina, especialmente los de más de 10 años, presentan más problemas para poner en práctica estas técnicas de conducción eficiente.

  • Coches diésel: una buena forma de ahorrar es arrancar el coche y esperar unos segundos, entre 5 y 10, antes de salir hacia delante. También es aconsejable cambiar de marcha antes de que el coche llegue a las 2.000 revoluciones.
  • Coches de gasolina: la mejor manera de poner en práctica la conducción eficiente en gasolina es cambiar de marcha antes de las 2.500 revoluciones.

4. Cómo aprender más sobre conducción eficiente

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) es el organismo encargado de regular y aconsejar sobre la mejor forma de administración de la energía. El IDAE ha puesto en marcha una serie de recursos, de dominio público, para que todo usuario interesado pueda hacer cursos de conducción eficiente e informarse al respecto.

La RACC también ofrece un curso de conducción eficiente, que puede solicitarse tanto en Madrid como en Barcelona a petición del cliente.

5. Todos podemos mejorar nuestra forma de conducir

Esta es la conclusión a la que llegamos todos. Y es que, a día de hoy es importante contribuir con la reducción de emisiones como usuarios, y si además estos sencillos trucos pueden ayudarnos a ahorrar dinero, el resultado es más que positivo para todas las partes.