Conducir sin camiseta, ¿constituye una infracción?


Conducir sin camiseta es muy común en verano, sobre todo en ciertas zonas de España, cercanas a las playas, donde es muy común ver a gente al volante llevando solamente su bañador y quizá unas chanclas. Sin embargo, muchas personas desconocen si se puede conducir sin camiseta o si es una conducta sancionable de ser parados por una patrulla de la Guardia Civil. A lo largo de estas líneas intentaremos despejar esta duda y proporcionarte toda la información al respecto.


Conducir sin camiseta es una práctica muy extendida, especialmente entre los jóvenes que alegan que esta es una manera de conducir más cómodos en verano. Y la realidad es que no hay una especificación clara sobre si conducir sin camiseta está prohibido o no. En el Código de circulación se dice simplemente que el conductor debe estar en plenas facultades para controlar el vehículo y, por ello, algunos agentes multan a personas que van sin camiseta o descalzos porque consideran que esa condición interfiere de forma importante en la capacidad de llevar el vehículo de forma segura. Con este pequeño artículo queremos arrojar un poco de luz sobre este aspecto contándote cuáles son los inconvenientes de conducir con el torso desnudo y las sanciones a las que puedes exponerte, para que seas tú quién decidas si vale la pena arriesgarse a ser multado o no. Además, te daremos datos sobre algunas otras infracciones curiosas que han podido ser registradas en nuestras carreteras.



¿Qué dice el reglamento sobre conducir sin camiseta?

Como decíamos anteriormente, en el código de circulación, conducir sin camisa no aparece expresamente mencionado. Lo que se especififa en el artículo 17 del Reglamento General de Circulación es que los conductores tienen que ser capaces en todo momento de controlar sus vehículos o animales. Se dice, además, en el artículo siguiente, que ” El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos.”.

En aplicación de este principio es que los agentes de Tráfico sancionan en muchos casos a conductores que circulan con el torso desnudo. La interpretación de estos dos artículos del Reglamento General de Circulación les lleva a concluir que conducir con la parte superior del cuerpo al descubierto disminuye la capacidad que tenemos de controlar el vehículo y que podemos, por lo tanto, suponer un peligro para nosotros mismos y para quienes nos rodean.

La sanción por conducir sin camisa, al igual que ocurre al conducir descalzo puede ascender a 200 euros e incluso podría suponer la retirada de algún punto. Si bien es cierto, que no en todos los casos ni todos los agentes deciden multar por ello.


Riesgos de conducir sin camiseta

Pero, ¿es realmente peligroso conducir sin ropa en la parte superior de nuestro cuerpo? ¿Limita realmente nuestros movimientos como ocurre al conducir con escayola? ¿O se trata simplemente de una aplicación demasiado estricta y sin mucho sentido del reglamento de circulación? La verdad es que se nos ocurren unas cuantas razones por las que conducir sin camiseta no es lo más recomendable. Aquí una muestra:

  • El cinturón podría resultarnos especialmente incómodo. Podríamos sufrir molestas rozaduras que podrían distraernos de la carretera al intentar tocárnoslas, mover el cinturón para evitar que toque nuestra piel donde ya ha sido dañada...
  • Podríamos experimentar una sudoración excesiva por el contacto directo con el respaldo que podría hacer que intentásemos movernos repetidamente y separar la espalda del asiento para dejar el aire correr entre ambos. Esto podría afectar a nuestra atención y a la correcta postura al volante.
  • Si estamos consumiendo una bebida muy fría o muy caliente y la derramamos sobre nuestro cuerpo, el contacto con el líquido a una temperatura especialmente alta o baja, podría sobresaltarnos (e incluso herirnos) de tal forma que podríamos perder el control del atuomóvil. Esto se aplica también al caso de los conductores si la colilla se les cae encima
  • Existe también otro peligro, más controvertido, que es la posibilidad de distraer a otros conductores.


Otras prácticas por las que podrían multarte

Cuando aprendemos cómo conducir un coche, en la autoescuela nos informan de cuáles son las normas de circulación en sentido amplio y de qué es lo que está permitido al volante y lo que no. Pero lo que no nos cuentan son cosas tan curiosas como las siguientes, sancionadas con multas más o menos importantes:

  • Girar el cuello más de 45º. Varios conductores fueron multados por perder de este modo de vista la carretera en Semana Santa en Galicia. Al parecer, los conductores no fueron parados para poder ser informados, por lo que, si no hubiese razón que lo justificase, las multas podrían recurrirse.
  • Objetos considerados armas . Un tirachinas fue la causa de la multa que recibió un conductor que lo llevaba colgado a modo decorativo.
  • Comer y beber también pueden ser objeto de multa. Al igual que maquillarse o afeitarse. Mejor salir totalmente preparado de casa.
  • Masturbarse o recibir estimulación sexual por parte de otra persona. Este tipo de prácticas se considera una infracción grave, equiparable a conducir mientras se habla por el móvil.
  • Llevar el paraguas en la bandeja trasera. Se alega que, en caso de accidente, puede causar graves daños a los ocupantes del coche.


Tasación de coches GRATUITA
Tasar tu coche ahora: