Cómo conducir en Irlanda sin llevarte a un duende por delante


Si estás planeando viajar a Irlanda y recorrerla en coche, te conviene conocer las normas de tráfico y los requisitos para conducir en Irlanda, así cómo informarte sobre cómo es conducir por la izquierda para estar preparado y evitar malas experiencias. Salvo por el hecho de hacerlo por la izquierda, conducir en Irlanda no es complicado, eso sí, si vamos con un buen mapa y estamos al tanto de las señalizaciones e idiosincrasias de sus carreteras, podremos asegurarnos el éxito de nuestra aventura por la Isla Esmeralda.


Para poder conducir en Irlanda necesitas un carnet de conducir nacional válido, un permiso de conducir único de la Unión Europea o, en su defecto, un permiso de conducir internacional. La edad mínima para obtener el carnet de conducir en Irlanda es de 17 años, sin embargo, si no eres mayor de 25 años, las empresas de alquiler de vehículos podrán hacerte pagar un suplemento. Las carreteras en Irlanda suelen ser de calidad, dependiendo de nuestra ruta podemos encontrar autopistas, carreteras de doble vía, carreteras secundarias con tráfico en ambos sentidos y caminos rurales. En Irlanda, la autopistas llevan la letra “M” delante, mientras que las carreteras nacionales llevan la “N”. También podemos encontrarnos con varias carreteras de peaje, por este motivo se recomienda que al alquilar un vehículo te asegures de que está provisto de la tarjeta electrónica de peaje (eToll). Desde 2006, la mayoría de las señales de tráfico muestran las distancias en kilómetros, aunque es aún posible encontrárserlas en millas, tal y como están expresadas en Irlanda del Norte.



Conducir en Irlanda por la izquierda

A diferencia de España, en Irlanda se conduce por la izquierda. Si nunca has tenido la oportunidad de hacerlo, no te asustes, será difícil al principio pero no es imposible. Antes de comenzar a conducir en Irlanda, lo primero es hacerte al coche, esto es, acostumbrarte a que el volante está la derecha y la palanca de cambios a la izquierda. No desesperes, será muy normal darle con la mano a la puerta derecha unas cuantas veces tratando de cambiar de marcha. Una cosa a nuestro favor es que los pedales están dispuestos en el mismo orden que en tu coche habitual, por lo que una vez nos hayamos puesto el cinturón después de varios intentos, podremos poner en marcha el coche e iniciar nuestro viaje.

Ya una vez en marcha, y hasta que te acostumbres a medir la anchura del automóvil de derecha a izquierda, y no al revés, es muy posible que te acerques demasiado hacia la izquierda, por lo que te recomendamos que tengas cuidado con el arcén, los bordillos y los coches aparcados. La prueba definitiva a la hora de conducir en Irlanda por la izquierda será desenvolverse con éxito en una rotonda. Recuerda que debes entrar por la izquierda por lo que deberás mirar siempre a tu derecha por si vienen coches. Si no tienes experiencia siempre es mejor circular por el exterior de la rotonda, de esta forma tendremos menos problema para salir de ella. A la hora de salir de la rotonda, al girar a la derecha debemos estar atentos para incorporarnos al carril izquierdo ya que de lo contrario nos encontraremos con coches que vienen de frente en el carril derecho.

Y, al contrario de lo que estamos acostumbrados, en las autopistas, el carril de la derecha es para los que van a mayor velocidad, mientras que el izquierdo es el reservado a los lentos; es por ello que la mayoría de las salidas se hacen por la izquierda. Esto es otro de los huesos duros de conducir en Irlanda porque, si no nos damos cuenta y circulamos por el carril de la derecha como si nada, podemos sufrir la ira de algún conductor cabreado. Si has tenido la oportunidad de conducir en Estados Unidos sabrás que no hay distinción entre carril de lentos y de acelerar y, al parecer, tampoco es necesario, ya que circulan todos más o menos a la misma velocidad. En Irlanda, por desgracia, este no es el caso, así que ¡ten cuidado!


Normas de tráfico y señalizaciones

La normas de circulación en Irlanda no son muy diferentes de las del resto de países de Europa. Por poner ejemplos, todos los pasajeros del vehículo están obligados a llevar el cinturón de seguridad tanto los de la parte delantera como los de la trasera, al igual que para los motociclistas es obligatorio llevar casco. Las sanciones por alcoholemia al volante son muy estrictas en Irlanda, y pueden llegar a los dos años de prisión. El uso de teléfonos móviles mientras conducimos también está estrictamente prohibido. Y al contrario de lo que nos podría pasar al conducir por Portugal o España sin ellos, en Irlanda, los triángulos y el chaleco reflectante no son obligatorios

El límite de velocidad en autopista es de 120 km/h, en carreteras nacionales de 100 km/h y en el resto de carreteras no conviene pasar de 80 km/h. Mientras que en el casco urbano, el límite es de 50 km/h. Igualmente, por norma general, las señales de tráfico en Irlanda muestran las distancias y los límites de velocidad, y en ellas los nombres de las localidades se muestran en gaélico y en inglés. Eso sí, la señalización es muy escasa por lo que conviene llevar un buen mapa de carreteras con nosotros para no perdernos.

Ya en ciudad, a la hora de aparcar, ¡no te la juegues!. Si no quieres acabar con una multa o un cepo en la rueda, te recomendamos tener cuidado donde aparcas, ya que las autoridades son muy estrictas con las zonas de prohibición. En las salidas de la ciudad o los pueblos es posible encontrarse con la policía para revisar si todo está en regla; a parte del carnet de conducir, los papeles que necesitas para conducir en Irlanda son tres tarjetas: la inspección técnica, el seguro y el impuesto de circulación.


Particularidades de conducir en Irlanda

Esta claro que lo que más nos afecta a los conductores españoles a la hora de conducir en Irlanda será el hecho de hacerlo por la izquierda, pero ¿pensabas que lo de conducir por la izquierda era sólo cosa del Reino Unido e Irlanda? Debes saber que hay muchos países donde se conduce también por la izquierda. De esta forma, una vez aprendas a hacerlo, podrás conducir en Japón, Australia, la India, Sudáfrica o Tailandia, entre otros países.

Pero, además de conducir por la izquierda, hay una serie de particularidades sobre Irlanda y sus carreteras que tampoco te vendría mal conocer y evitar así males mayores. Entre estas peculiaridades destacamos:

  • La carretera de circunvalación de Dublín (M50) funciona mediante un sistema de peaje sin barreras, esto es, el sistema registra tu paso fotografiando la matrícula de tu vehículo. Si la usas, deberás pagar el peaje antes de las 20:00 del día siguiente, por internet, en las zonas de pago Payzone designadas o llamando a un número de teléfono.
  • En las zonas Gaeltacht de la República de Irlanda, donde el idioma principal es el gaélico, las señales están escritas exclusivamente en Gaélico.
  • En algunos condados como Cork y Armagh, algunas carreteras de poco tránsito son usadas durante los fines de semana para practicar el deporte gaélico conocido como el “Road bowling”, una mezcla entre la petanca y los bolos. Si te encuentras en la carretera con una de estas competiciones, tienes dos opciones: o te das la vuelta, o te unes a los lugareños y disfrutas de la partida.
  • En muchos pueblos te puedes encontrar aún con señalizaciones en millas en lugar de kilómetros, y en otras podemos también ver señales tan singulares como la de prohibido sobrepasar los 7 km/h. En estos casos, si no queremos sacar a relucir el carácter local, será mejor dejar que sea el viento el que nos saque del pueblo.
  • Irlanda es muy rural, por lo que si optamos por carreteras secundarias, hemos de estar preparados para encontrarnos de todo: tractores y otros vehículos agrícolas, ciclistas, peatones y, por supuesto, ya que son parte del paisaje del país, multitud de animales, sobre todo ovejas. Así que nos encontramos con un rebaño de ovejas en medio de la carretera lo mejor es tomarse un descanso, relajarse, sacar unas fotos y disfrutar de las vistas.
  • Por último, y no menos importante, está el saludo entre conductores o conductores y peatones. Así, es normal cabecear ligeramente o sonreír al cruzarnos con un conductor irlandés para saludar. Por otro lado, si queremos dar las gracias o decir de nada, levantaremos el dedo índice y lo bajaremos lentamente. Es muy socorrido y te ayudará a dar las gracias a los conductores benevolentes contigo.


Tasación de coches GRATUITA
Nuestras filiales:
Tasar tu coche ahora: