Valor residual coche: ¿qué es?

El valor residual de un coche es el precio que alcanza tras haber estado en uso por un tiempo.

Es importante conocer el valor residual si ha llegado el momento de vender tu vehículo. Diversos factores intervienen en él, desde la edad hasta el color, por lo que no es un valor que se pueda calcular de forma genérica. Cada coche requiere una evaluación particular, y en eso podemos ayudarte.

En compramostucoche.es te calculamos el precio de tu coche sin compromiso alguno. Puedes tasar tu coche ahora mismo, y luego dejar que un experto lo evalúe en profundidad. Y si lo que quieres es venderlo, no busques más. Adquirimos todo tipo de vehículos, garantizando siempre el mejor de los servicios.

Tasar
Reserva cita

Tasación experta

Compara nuestra oferta de forma gratuita

Vende directamente si quieres

1. Cómo calcular el valor residual de un coche

Antes de averiguar el valor residual, es importante que conozcas qué aspectos influyen sobre él. Generalmente, los elementos principales que afectan al valor suelen ser comunes a todos los coches: edad, kilometraje y estado. Teniendo en cuenta que el valor residual se refiere al desgaste de un bien material tras haber sido usado durante un tiempo, es lógico que sean precisamente estos los elementos a evaluar.

Edad

La edad es un factor fundamental, ya que el valor residual es, a grandes rasgos, el precio de un vehículo al final de su vida útil. Por tanto, cuanto más antiguo sea un coche, menor será su valor. Pero, ¿a partir de cuándo empieza un coche a devaluarse?

Aunque puede parecer algo precipitado, un coche empieza a perder valor justo en el momento en el que abandona el concesionario. Así, solo en su primer año de uso, un automóvil se deprecia en torno a un 18%, y un 10% más durante los primeros 6 años de vida. Por esta regla, podemos calcular que un coche de unos 4 años ha perdido casi la mitad de su valor, y uno de 10 solo vale un 10% de lo que valía anteriormente.

Kilometraje

En lo referente al kilometraje, es lógico que a más kilómetros recorridos, menos valor. Prácticamente, la edad y el kilometraje van de la mano, y basándose en ellos, el valor residual de un auto puede variar. A la hora de calcular cuánto gasto supone un coche mensual o anualmente, la mayoría de usuarios olvida que, según el caso, el valor residual puede tener más importancia que el consumo real del automóvil. Se puede decir entonces que, cuanto mayor sea el valor residual, más ahorro para tu bolsillo, ya que se reduce el coste por kilómetro.

Estado y características

El tercer pilar más importante a la hora de calcular el valor residual es el estado del coche. Si ha existido un mal uso, un mantenimiento incorrecto, accidentes, averías o siniestros de importancia, el coche se depreciará más. Igualmente, la garantía del fabricante juega un papel importante. Los coches que cuentan con cinco o siete años de garantía se deprecian menos que los que solo están cubiertos durante los dos primeros años, que es el mínimo que establece la ley.

Asimismo, características como el color del automóvil también influyen en el valor residual. Si el color del coche es poco popular, esto provocará que el vehículo se devalue más, mientras que si es un color común, como blanco, negro o gris, la depreciación será inferior, ya que serán más fáciles de colocar en el mercado automovilístico.

Contrariamente a lo anterior, el valor residual de un coche clásico aumenta con el paso del tiempo, ya que comienza a revalorizarse desde el primer momento en el que es adquirido. Por tanto, podría ser una buena inversión adquirir un coche clásico, ya que su precio aumentará con el paso de los años.

Los coches baratos, por otra parte, sufren una depreciación anual más baja. Su menor importe, así como la buena salida que tienen en el mercado de segunda mano son los factores que lo explican. Hay coches que, simplemente por su modelo y marca, poseen automáticamente más valor residual que otros. Coches de marcas de prestigio como Mercedes, Audi o Porsche, por ejemplo, se sitúan a la vanguardia de los modelos menos devaluados, mientras que Opel o Citroën encabezan la lista de los que más depreciación acumulan con el paso del tiempo.

Por último, hay que tener en cuenta que, normalmente, el valor residual y el precio de venta del coche usado suelen coincidir o estar muy próximos, pero no siempre es así. El importe de la venta lo fija la oferta y la demanda del mercado en ese momento concreto, es decir, lo que esté dispuesto a pagar tu comprador potencial. A la hora de vender un vehículo de segunda mano, este será el factor final.

2. Averigua el valor residual de tu coche con nosotros

Tanto si quieres vender un coche averiado o siniestrado que no haya sido declarado siniestro total, un 4x4 o un coche clásico, te ofrecemos siempre el precio más justo. Estamos tan seguros de ello que ponemos a tu disposición un servicio de tasación completamente gratuito y sin ningún tipo de compromiso de venta, con el que podrás conocer el precio en dos sencillos pasos.

Para empezar, puedes tasar tu coche en nuestra página web y, sin necesidad de registrarte, recibirás en tu correo electrónico una oferta inicial. Después, podrás concertar una cita en una de nuestras filiales, donde un técnico experto realizará una valoración presencial de tu vehículo. Te haremos entonces una oferta definitiva, y si la aceptas, recibirás el pago por transferencia bancaria en solo un par de días. Además, nos encargamos de realizar gratis todos los trámites en la Dirección General de Tráfico. ¿A qué esperas para conocer el precio de tu coche?

Tasación de coche gratis en un solo paso