Uso seguro del automóvil para el transporte

Que cierta carga quepa en un coche no es suficiente: también ha de ir bien asegurada. Te mostramos las claves para que vayas seguro y puedas evitar multas indeseadas.

17.08.2018

Caravana de coches

Existen multitud de vehículos adaptados para el transporte por carretera. Sin embargo, puede que de forma excepcional sea necesario utilizar tu vehículo para transportar objetos voluminosos o poco comunes. No será un problema, siempre y cuando se respeten las normas básicas de seguridad. A continuación, te mostramos cómo hacer un uso seguro del automóvil para el transporte de diferentes cargas, como pueden ser cajas, muebles, material de bricolaje o incluso animales.

1. Asegurar la carga de un automóvil para evitar accidentes

Es imprescindible para evitar accidentes asegurar la carga de tu vehículo. Un frenazo brusco o una colisión puede desplazar los objetos que llevas y golpearte a ti, o a alguno de los otros ocupantes. En algunos casos, este tipo de accidentes ha herido de diferente consideración a los que viajaban en el vehículo o les ha causado la muerte. Un tema que debes tomar muy en serio.

Otra de las razones de por qué hay que asegurar la carga del vehículo es que si no lo haces, puedes perder el control de tu coche. Si se lleva una carga pesada y no está correctamente asegurada, podría moverse bruscamente y hacerte perder el control en una curva. El resultado podría ser una salida de la vía, un vuelco o la colisión con otro vehículo, así que también es muy importante tener en cuenta este asunto.

Si transportas la carga en el exterior del automóvil y se desprende, esto puede causar graves daños a otros conductores. Es posible que la caída de un objeto, por pequeño que sea, despiste a los demás y provoque un accidente. Si hablamos de la caída de un objeto voluminoso, lo más probable es que ocurra una desgracia.

2. Asegurar la carga de un automóvil para evitar sanciones

Una razón más, aunque de menor importancia que las otras, es que pueden multarte si no cumples con las normas de circulación que regulan el transporte de mercancías en los vehículos. Estas son muy claras y, dado que existe un riesgo importante, las autoridades suelen ser poco o nada flexibles al imponer sanciones.

Las sanciones por este motivo van desde los 200 euros en adelante, pudiendo llegar a superar los 1.000 euros, dependiendo de la gravedad y de si se ha desprendido la carga. Otra de las cosas que puede ocurrir es que inmovilicen el automóvil, así que mucho cuidado.

3. Uso seguro del automóvil para el transporte de cargas pesadas

Hay una serie de reglas que deben cumplirse en el momento de cargar el vehículo, no importa que se trate de maletas, equipos informáticos, muebles, combustible… para todo hay establecida una norma que debes cumplir para que puedas viajar seguro.

Una carga pesada no puede colocarse de cualquier manera. Lo primero que tienes que calcular es el peso total, ya que cada vehículo especifica un peso máximo autorizado. A continuación, hay que ubicar la mercancía en la parte más baja del maletero, para evitar los desplazamientos de la carga y los accidentes que esto conlleva.

Aún si la carga no pesa demasiado, los bultos más pesados han de colocarse en la parte más baja. Por ejemplo, si son maletas, las más grandes y pesadas han de ir en el centro y en el suelo del maletero, nunca sobre las maletas menos pesadas. Siempre han de anclarse los bultos para que no estén dando tumbos en el maletero. Una carga suelta puede generar desestabilidad al circular o ruidos molestos. Existen cintas y anclajes homologados para este fin.

4. Seguro de automóvil para el transporte de cargas voluminosas

En ocasiones puntuales, puede que necesites llevar cargas muy voluminosas. También hay unas reglas que se han de cumplir en estos casos relacionadas con la visibilidad y la parte de la carga que sobresale del vehículo.

La carga que se lleva en el interior puede llegar hasta el techo. No hay problema si está bien anclada para evitar desplazamientos y la proyección hacia adelante, y se respete el peso máximo autorizado. Tampoco puede obstaculizar la visibilidad a través de las ventanas laterales y la luna delantera. La visión por la luna trasera y el retrovisor interior no es obligatoria.

Si la carga sobresale puede hacerlo por la parte trasera, nunca por los laterales ni el techo, a no ser que este esté diseñado en la parte trasera para este fin, como ocurre con algunas furgonetas. En el caso de los turismos, no puede sobresalir por delante en ningún caso y por detrás tan solo puede hacerlo en un 15 %. Siempre hay que señalizar la carga con un cartel homologado V-20.

5. Uso seguro del automóvil para el transporte de cargas en el techo

Si la carga no cabe en el interior del automóvil, es posible llevarla sobre el vehículo respetando una serie de normas. La primera es el sentido común. La carga en el techo ha de ir bien anclada, con dispositivos homologados, como baca y sujeciones, y no representar ningún peligro evidente.

Es necesario que la carga se asiente en una baca homologada. Una vez acomodada, hay que utilizar los anclajes apropiados, dependiendo de si es una bicicleta, una canoa, una maleta, un cofre, un mueble... No puede sobresalir ni por la parte delantera ni por los laterales, sí por la parte trasera, pero solo un 15 %, como decíamos. En estos casos hay que fijar un cartel homologado V-20 y una luz roja si es de noche para mejorar la visibilidad. Por supuesto, en ningún caso se puede tapar la matrícula.

En cuanto a la altura, no puede sobrepasar en total los 4 metros, aunque el sentido común será decisivo en este caso. En función de la velocidad o del viento, puede que esta medida resulte excesiva, aunque esté dentro de los márgenes establecidos por la ley. Por supuesto, estos 4 metros son la altura total, sumada al alto del coche, es decir, si el coche mide 1,80 metros, la altura que se puede añadir es de 2,20 m, aunque si esta resulta muy desproporcionada o peligrosa, las autoridades te pedirán que retires la carga.

6. Uso seguro del automóvil para el transporte de otras cargas

Una de las cargas que se pueden llevar son animales. La ley dice que estos han de ir en el interior de un trasportín y siempre en el suelo, o atados con el cinturón de seguridad en uno de los asientos traseros. Otra opción es que vayan en el maletero, protegiendo el acceso a la parte delantera con una red homologada. Jamás pueden ir sueltos o sobre el regazo.

También se pueden llevar mercancías peligrosas debidamente envasadas, como gas o combustible. El envase debe estar debidamente homologado para el transporte particular, en posición vertical y bien sujeto. Hay que respetar las cantidades máximas recogidas en el código de circulación para cada tipo de vehículo.

Un recordatorio más es que las personas deben ir en los asientos del vehículo, con los cinturones abrochados y con los sistemas de sujeción correspondientes en el caso de los niños. No se puede llevar a nadie en el maletero, en el suelo o excediendo el número máximo de pasajeros permitido para ese automóvil en concreto.


Artículos más leídos

Nuestros servicios