¿Se permite la venta de airbags en España?

Cambiar el airbag de tu coche generalmente es un asunto costoso. No obstante, suele ocurrir que se venden airbags de segunda mano más baratos. Pero ¿esto es legal?

02.08.2018

Coche con airbag activado

Para circular sin poner en peligro tu seguridad y la del resto, es necesario tener tu vehículo en perfecto estado de funcionamiento. La seguridad pasiva del coche es muy importante, sobre todo los airbags. A continuación te contamos en qué consiste su funcionamiento y cómo y dónde cambiarlos.

1. ¿Cómo está regulada la venta de airbags en España?

En principio, el uso del airbag en los automóviles es obligatorio en España y todos los vehículos nuevos deben llevar airbags de serie. Aquellos vehículos que sufran accidentes o los tengan en mal estado deben reemplazarlos, no sólo para pasar el examen de la ITV, sino también por la seguridad en sí misma. Dependiendo del coche, este puede llevar más airbags (laterales y de cortina), pero los airbags necesarios y obligatorios son los frontales, tanto el del piloto como el del copiloto.

Con respecto a la regulación de la venta de este sistema de seguridad pasiva, se aplica, entre otros, la normativa de la UE 2013/29, que trata de la puesta en el mercado de artículos pirotécnicos (el airbag incluye un generador de gas pirotécnico, por eso forma parte de estos). Está regulada la trazabilidad del producto, su funcionamiento correcto, que los componentes sean conformes, etc.

2. Situación en el mercado

Aunque existe esta normativa europea con directrices claras sobre las condiciones y el funcionamiento de los airbags, hay muchos proveedores de airbags de segunda mano en el mercado, algo que la DGT considera un problema creciente. En muchos casos, el precio es muy inferior al de un airbag nuevo, y va acompañado de un posible daño o una disfunción del artículo, así como de una falta de garantía y/o de una instalación incorrecta.

3. Comparación de airbags nuevos y segunda mano

Airbags nuevos

Los airbags se pueden comprar en tiendas de reparación de automóviles, como talleres o compañías automovilísticas, que, por lo general, también se encargan de su correcta instalación. Reemplazar este sistema de seguridad supondrá un coste extra que oscilará dependiendo de la cantidad de bolsas que se tengan que cambiar, del tipo y de sus componentes. Incluso el modelo y el fabricante del vehículo puede suponer diferencias en el precio. Por ejemplo, el sistema de un airbag frontal al completo cuesta alrededor de los 500 y 1.000 euros, lo que suele suponer un desembolso bastante importante.

Además, hay que tener en cuenta la posibilidad de que se hayan roto otros dispositivos relacionados con el airbag, tales como una unidad de contacto o de control (en muchos casos es el sensor de choque que falla). Talleres de automóviles analizan y reparan todo el daño (airbag encendido o defectuoso sin inflación) con piezas (de recambio) compatibles y con garantía, algo que no siempre hacen los proveedores más baratos de airbags de segunda mano.

Airbags de segunda mano

El precio de los airbags nuevos provoca que hayan surgido en el mercado de compra-venta los airbags de segunda mano. Hay dos situaciones en las que se extraen piezas de vehículos, que después se venden como componente (en este caso como airbag de segunda mano):

  • coches que siguen en circulación (con recambios o sin airbags en el extranjero),
  • coches que son dados de baja definitivamente.

De momento, en España, vender airbags de segunda mano no está penado por ley, siempre que éstos cumplan con los requisitos de la normativa europea. Por lo tanto, su compra-venta, sin importar que sea entre particulares o con talleres, desguaces o otros centros automovilísticos, no es ilegal. En el caso de que se trata de un vehículo dado de baja, hay una normativa extensa al respecto. El recambio lo tienen que vender los Centros Autorizados de Tratamiento (CAT) u otros centros aprobados por un CAT. En el caso de que se tenga un accidente con un airbag no aprobado, el seguro del coche puede eludir sus responsabilidades.

Es totalmente ilegal que particulares comercien con piezas de un vehículo ya sacado de circulación, ya que se pueden enfrentar a responsabilidades penales. Además, el desguace comprobará que cualquier vehículo entregado cumpla con la normativa de no haber extraído piezas para su venta, pudiendo llegar a investigar a la persona que entrega el coche. Por tanto, antes de darlo de baja es mejor contemplar la posibilidad de vender el automóvil completo.

  • CAT: legal
  • Piezas de particulares procedentes de CAT: legal
  • Particulares: ilegal
  • Piezas de talleres no procedentes de CAT: ilegal

4. Airbags de primera mano y airbags de segunda mano

La venta de airbags de segunda mano está en auge debido a lo barato de su precio, pero es una práctica que conlleva un serio peligro para la seguridad vial, ya que tiene que ser un airbag idéntico al reemplazado para que los sensores salten a tiempo y el sistema de seguridad funcione realmente. Si hay una pequeña incompatibilidad en el sistema, pueden ocurrir graves problemas, como que no se active el airbag o que explote. En el caso de airbags de primera mano, es mucho más fácil encontrar y garantizar compatibilidad. También hay la posibilidad de cambiar todo el sistema eléctrico para así evitar incompatibilidades.

Por lo tanto, la mejor opción es apostar por hacer una buena inversión y comprar los airbags de primera mano y directamente a talleres o empresas automovilísticas de confianza, para no poner en riesgo nuestra seguridad. Si aún quieres recurrir a los airbags de segunda mano, siempre tienes que asegurarte de la compatibilidad con el coche, de la procedencia y de que todos los componentes funcionen correctamente.

Como vendedores es mejor no intentar vender piezas de este sistema de seguridad de segunda mano, ya que se estará jugando con la vida del conductor y de los demás, y recordar siempre que esta última práctica es ilegal si los airbags provienen de un vehículo abandonado.

5. Instalación de los airbags

Una vez comprado el airbag, llega el momento de instalarlo. Por la propia seguridad de los ocupantes, no es nada recomendable la manipulación del airbag sin los conocimientos y herramientas necesarios, por tanto, se debe hacer en centros de reparación. Teóricamente se pueden instalar en cualquier taller, pero normalmente hay que cambiar varios componentes en caso de activación y modificar la centralita en caso de averías, por esta razón es más recomendable acudir a la propia casa de la marca o a sus talleres de confianza.

6. Conclusión

La venta de airbags (de segunda mano) es legal en España, pero también está reglamentada desde Europa. Sin embargo, para no poner en peligro tu vida y la seguridad vial, se aconseja optar por airbags nuevos y instalados por mecánicos en un taller. No se debe cambiar ni manipular el airbag sin acudir al profesional, y por ello mejor acudir a cualquier CAT, donde vigilan el estado del coche en circulación.


Artículos más leídos

Nuestros servicios