Matricular un coche histórico

Para aquellos despistados, matricular un coche histórico es un proceso complicado y laborioso: exámenes, informes, impuestos y eterna burocracia. Aquí te contamos detalladamente todo lo que necesitas saber al respecto.

23.10.2018

Coche histórico

1. Cómo matricular un coche histórico

Si existen trámites tediosos y eternos en el ámbito de la burocracia automovilística, aquellos que se hayan tenido alguna vez que matricular un coche histórico coincidirán en que se lleva la medalla de oro. El volumen de documentos que hay que aportar, junto a los exámenes y convalidaciones, elevan el proceso hasta los cinco meses de trámite, por lo que no es algo que se pueda conseguir de la noche a la mañana. Pero ¿por dónde hay que empezar?

Simplemente para el inicio de los trámites se necesita la siguiente documentación:

  1. El DNI del titular del vehículo o del representante del mismo en caso de que lo haya.
  2. Aportar, ya cumplimentada, la solicitud de catalogación como vehículo histórico.
  3. La tarjeta ITV o documento equivalente si se trata de un coche extranjero.
  4. El permiso de circulación o documento equivalente del país en cuestión.
  5. Certificado del fabricante o en su defecto un informe de un club de vehículos históricos que pueda confirmar la autenticidad del vehículo.
  6. El DUA (documento único administrativo gestionado por las aduanas) en caso de que el vehículo no sea europeo.
  7. En caso de que el vehículo esté incluido en el inventario general de bienes inmuebles del Patrimonio Histórico, o sea, que esté declarado como bien de interés cultural.

2. ¿Qué pasos hay que seguir a partir de aquí?

Los vehículos históricos necesitan de más revisiones y exámenes que uno normal, por lo que el primer paso fundamental es llevar el vehículo a un laboratorio que pueda verificar sus características. Este paso no debe omitirse, aunque luego el vehículo tenga que volver a pasar la ITV.

Si el informe del laboratorio es positivo, entonces hay que mandar toda la documentación anterior más el informe a la delegación de industria que te corresponda, ya que ellos son el órganos encargado de la tramitación y catalogación como vehículo histórico.

Otro trámite necesario es la ITV, que deberá ser una ITV específica en la que se verifique que se cumplen todos los detalles confirmados por el informe. Tras este examen (si sale positivo), se entrega por parte de la ITV una nueva ficha, con la que se debe acudir a la Dirección General de Tráfico. En este documento figuran dos matrículas: la normal, si el coche ya estaba matriculado en el país, y la matrícula histórica nueva.

3. Ventajas de matricular un coche como histórico

Mucha gente piensa, sin falta de razón, que los vehículos históricos presentan menores cargas fiscales que los coches normales, pero la realidad se torna diferente en cuanto se escarba un poco debajo de la superficie.

En cuanto a estar exentos de impuestos, esto depende de cada ayuntamiento y de las cargas impuestas por la póliza de seguros adquirida. Las aseguradoras normalmente ofrecen un precio bajo para los seguros de los vehículos clásicos e históricos, ya que solo se les permite rodar unos concretos kilómetros al año.

Los exámenes de la ITV también pasan por alto algunos detalles, como el porcentaje de emisiones, por lo que son más permisivos si se trata de matricular un coche histórico. Además, los controles son más espaciados en el tiempo.

Finalmente, un detalle muy importante hoy en día es que los vehículos históricos están exentos de cumplir las legislaciones anticontaminación, a diferencia de muchos vehículos nuevos y actuales.

4. Matricular un coche clásico extranjero

En el caso de que se trate de un vehículo procedente del extranjero, lo principal es conseguir los papeles y certificaciones que atestigüen su verdadera procedencia (el DUA es fundamental en este caso) y su estatus de clásico. Posiblemente sea conveniente contar con los servicios de un gestor llegado el momento, ya que la cantidad de documentos y de certificaciones puede ser algo abrumadora.

5. Conclusión

En la mayoría de casos, proceder a la matriculación de un vehículo histórico requiere de infinita paciencia, algún que otro quebradero de cabeza y, por supuesto, un desembolso importante (de 600 € o más). Pero una vez iniciado el trámite, las ventajas son extraordinarias y merecerá la pena con tal de poder viajar en todo un clásico.


Artículos más leídos

Nuestros servicios