El GLP, la alternativa ecológica a los carburantes fósiles