Cómo elegir el mejor coche familiar para los tuyos

A medida que crece la familia, van aumentando las necesidades de movilidad, confort, seguridad y espacio propios de los coches familiares. Donde antes cabían dos, ya no caben tres, cuatro, un carrito, la mascota y el equipaje de todos los miembros del núcleo familiar. El deportivo deja paso al monovolumen, y el biplaza se convierte en un 7 asientos con sistemas de retención infantil. Si tus prioridades al elegir coche han cambiado, es importante que tengas en cuenta todas las posibilidades que te ofrece el mercado del coche familiar, tanto de vehículos nuevos como de ocasión.

Los requisitos para elegir el mejor coche familiar

Uno de los pasos más importantes a la hora de elegir un coche familiar es hacer un listado con las necesidades específicas de tu núcleo familiar. No es lo mismo una familia monoparental que una numerosa, una con gemelos, una con niños de edades muy diferentes, o una en la que alguno de los miembros tiene algún tipo de discapacidad.

A la hora de identificar los mejores coches familiares puedes guiarte por estos cuatro parámetros:

  1. Espacio. El tipo de familia suele determinar el espacio dentro de un turismo familiar: la capacidad del maletero, el número de puertas y su tipología o la cantidad de plazas disponibles. A veces esto se hace extensible a personas fuera del núcleo duro, como por ejemplo los abuelos, o los miembros “peludos” de la familia, especialmente si viajas a menudo con ellos. Cada miembro de la familia tiene sus necesidades específicas: desde un sistema de retención a una silla de ruedas, un carrito, juguetes, la bolsa del gimnasio para los papás...
  2. Equipamiento. Como sucede con la compra de cualquier coche, es importante reflexionar sobre el uso que se va a dar al vehículo en términos de frecuencia, carreteras, clima, distancias, plazas de aparcamiento… Estos factores pueden determinar el tamaño del coche, su consumo, el tipo de motor, y el equipamiento.
  3. Seguridad. Si normalmente la seguridad es lo primero de todo, con hijos el instinto protector se dispara y se convierte en un factor decisivo a la hora de discernir entre vehículos familiares. Es recomendable estudiar en profundidad cuáles son los sistemas de seguridad activa y pasiva que mejor se adaptan a tus necesidades, ya que muchos modelos y marcas combinan prestaciones muy similares como el antibloqueo de frenos, el estabilizador electrónico o el reparto de frenada.
  4. Presupuesto. Una vez hayas definido los requisitos generales del coche que necesitas, haz una estimación de tu presupuesto tanto a corto como a largo plazo, teniendo en cuenta la financiación del coche así como los costes del día a día incluidas las cuotas del seguro o el combustible. Con estos cuatro parámetros en mente no tendrás problemas para dar con el mejor coche familiar del mercado, qué más se adapte a tus necesidades.

El mejor coche para una familia numerosa

En España comúnmente se considera familia numerosa aquella con tres o más hijos, aunque la realidad es que legalmente existen muchas más variables, si por ejemplo uno de los hijos o padres cuenta con cierto grado de discapacidad, hijos en diferentes unidades familiares, así como hijos en situación de orfandad y otros casos.

Tomando como base la fórmula de 2 progenitores con 3 hijos, es evidente que uno de los rasgos específicos de los coches para familias es el espacio, incluido un maletero de más de 600 litros de capacidad, y asientos suficientes para todos.

La variable de los tres peques en el coche es especialmente peliaguda, ya que, dependiendo de si están cercanos en edad, puede complicarse el acomodar tres sillas infantiles en los asientos traseros. Un coche para una familia con 3 niños casi siempre se ve abocado a los 5 o 7 plazas con asientos independientes, especialmente si vas a llevar a los peques a contramarcha.

El monovolumen familiar, un clásico superventas

Si lo que buscas es espacio y un interior modular y adaptable, seguramente ya te has planteado elegir un monovolumen. Al comprar un monovolumen familiar es importante tener en cuenta que, a mayor tamaño del coche, mayor consumo, por lo que deberás ponderar muy bien las necesidades de tu familia tanto en el día a día como en trayectos largos.

Si no requieres de un monovolumen de grandes dimensiones (útil, por ejemplo, en casos de discapacidad), los monovolúmenes compactos son una solución asequible y con un menor consumo, que aprovecha al máximo el espacio interior redistribuyendo algunos de los elementos del salpicadero, y maximizando la distancia del suelo al techo.

¿Berlina o monovolumen?

Berlina y monovolumen no pertenecen al mismo segmento pero interesan al mismo tipo de conductor. Las principales diferencias están en el estilo del coche y sus capacidades en carretera.

  • Te conviene un monovolumen si… tienes una familia grande y vas a priorizar el espacio por encima del consumo.
  • Te conviene una berlina si… tu familia es pequeña y piensas mantenerla así. El coche tiene más capacidades de conducción y se siente más “coche”, y aún dispones de suficiente espacio interior, con mayor facilidad para aparcar.

¿Monovolumen o ranchera?

Las rancheras son coches amplios, similares a la berlina en su carrocería y prestaciones, con mayor capacidad de carga y un maletero muy espacioso. Por lo general son menos populares que las berlinas, al encontrarse a medio camino entre el utilitario y un vehículo puramente familiar como es el monovolumen, algo que se ha acuciado más aún con el boom del SUV.

  • La ranchera es tu coche si… tienes una familia de tamaño medio, pero con peques en edades similares y por tanto necesitas mucho espacio de carga. Una comparativa de coches familiares de este tipo estaría por ejemplo entre el Dacia Logan, el Skoda Fabia Combi o el Volvo V60.

Una categoría aparte: los coches familiares deportivos

Es habitual que, al recibir nuevos miembros en la familia, se aparquen las aspiraciones deportivas a un lado en favor de un coche familiar. Un biplaza no está adaptado a las necesidades de un bebé.

A pesar de todo, no es imposible renunciar a ambos mundos, y muchos fabricantes se esfuerzan en diseñar vehículos con capacidades familiares que a su vez disponen de potencia y prestaciones de deportivo.

Uno de los vehículos más populares de este segmento es de factoría nacional, el Seat León ST Cupra, de 4, 5 metros de largo y una capacidad de maletero de 587 litros. Su velocidad está está limitada electrónicamente a 250km/h, con TFSI de 280CV capaz de acelerar de 0 a 100 en 6,1 segundos en su versión más agresiva.