Consejos para comprar un coche nuevo, de stock o de segunda mano

La edad media de los coches en España ha oscilado entre los 8 y los 12 años a lo largo de la última década. Con esto en mente, a la hora de elegir un coche nuevo es fundamental que tengas en cuenta la longevidad del vehículo, cuánto tiempo piensas alargar su vida, y si esto encaja con tus planes de futuro a medio y largo plazo, incluyendo familia, vacaciones, lugar de trabajo y posibles mudanzas.

Consejos para comprar un coche nuevo

El consejo principal y más importante al comprar un coche nuevo en un concesionario es que no te quedes con el primer coche que veas: planifica por adelantado visitas a varios concesionarios de tu lugar de residencia para estudiar ofertas y comprar precios, incluso si se trata de concesionarios de un mismo fabricante de coches.

Cada concesionario es un mundo y es muy probable que te encuentres con diferentes ofertas y descuentos. Además, al final todo depende de los objetivos de ventas del vendedor de coches que encuentres a tu disposición.

Por este mismo motivo, es imprescindible visitar varios concesionarios, incluso si son de la misma marca, para comparar prestaciones y rangos de precios, ofertas y tipos de financiación. Si vas a comprar el coche en un concesionario es más que posible que acabes optando por un plan de financiación. Mira al detalle las condiciones de venta y los intereses antes de decidirte por una financiera concreta, así como otros gastos aparte, como los gastos de apertura y cancelación.

También es fundamental que lleves a cabo una prueba de conducción que te de una idea de cómo se comporta el coche en asfalto: si te sientes cómodo en su interior, qué cosas te gustan más, si el equipamiento te convence.

El coche es una de las inversiones más importantes después de la vivienda: aprovecha al máximo de la oportunidad de probar uno o más coches dentro de la misma serie, marca o modelo antes de decidirte por el que más se ajuste a tus necesidades. No tengas miedo a probar otros vehículos diferentes a los que tenías en mente antes de comenzar la búsqueda del coche ideal. Quizá te sorprendas con lo que un coche que pasa desapercibido tiene que ofrecerte, o al contrario, te reafirmes en el modelo que tenías en mente desde el principio.

Cuando llegue el momento de pedir presupuesto, es importante que no olvides que en la factura de un coche nuevo irán desglosados otros gastos, como la matriculación (tanto el impuesto como lo que cargue el concesionario por llevar a cabo la gestión) o el IVA.

Consejos para comprar un coche de stock

Un coche de stock es, por definición, algo menos flexible que uno configurado a tu medida y encargado a fábrica. Por eso el consejo más importante a la hora de adquirir un coche de stock es estar dispuesto a ceder en determinadas prestaciones, y tener una clara lista de preferencias, especialmente en lo que concierne a la equipación que no viene de serie y a los acabados. Especialmente los elementos que no pueden integrarse a posteriori, como los sistemas de seguridad del coche o los de entretenimiento.

Aunque no se ajusten al equipamiento o color que más te guste, las unidades pre fabricadas suelen tener mejor precio que un vehículo a gusto del conductor.

Junto a tener una idea clara de cuáles son tus prioridades, al adquirir un coche de stock no está de más que sepas de antemano en qué año van a renovar el modelo, ya que cuanto más se aproxime a la fecha de compra, más económico te saldrá el vehículo. Esto se debe a que fabricantes y vendedores intentan eliminar su stock antes de la renovación de cada modelo: si sabes que el coche que tienes en mente va a tener un lavado de cara en los próximos meses, y el tiempo o tu situación económica no son acuciantes, es más probable que encuentres mejores descuentos según se vaya acercando la fecha del lanzamiento del coche.

Consejos para comprar un coche de segunda mano

Si lo que vas a comprar es un coche de segunda mano, lo más importante que debes tener en cuenta es que el estado del vehículo va a variar de un vendedor a otro, y que las garantías de venta entre un particular y un concesionario también pueden diferir enormemente. A pesar de todo, comprar un coche de segunda mano suele reportar grandes beneficios para el bolsillo, especialmente si se hace con cuidado y prestando atención a los siguientes detalles:

  1. Antes de cerrar un trato lleva a cabo una prueba de conducción y un chequeo completo del coche
  2. Analiza la Ficha Técnica del Vehículo, el resultado de la última ITV y el libro de mantenimiento en busca de cualquier posible incidencia, y coméntala a fondo con el vendedor del coche. Si es necesario, pide a la DGT un informe sobre el vehículo
  3. Comprueba en qué rango de emisiones se encuentra, y haz la media entre los años de vida que vas a darle y las regulaciones contra emisiones contaminantes vigentes en tu lugar de residencia
  4. No olvides que el pago del impuesto de circulación corresponde a quién haya sido el dueño del coche al inicio del año vigente, y que también deberás abonar el impuesto de transmisiones patrimoniales, o en su caso el IVA, dependiendo de si compras el coche a un particular o en un concesionario
  5. Haz una evaluación de los costes que te va a generar el uso del coche en términos de consumo de combustible, posibles averías, seguro o los recambios específicos del modelo