Comprar mi primer coche

Por fin ha llegado el momento que tanto ansiaba: ¡la compra de mi primer coche!

Antes de lanzarte a comprar el coche de tus sueños, hay que pensar con cabeza: ¿qué coche necesitas realmente? ¿Y las prestaciones? ¿Y el motor? A no ser que seas un conductor ya experimentado, mucha terminología, equipamiento o regulaciones pueden serte totalmente desconocidas.

Tu primer coche será el que realmente te enseñe a conducir, así que tomar la decisión correcta te ahorrará disgustos y dinero, ya que no hay que olvidar de que se trata de una inversión que tendrás que hacer. ¿Estás preparado?

1. Mi primer coche: nuestras recomendaciones

Un primer coche es un paso muy importante en la vida de todo conductor; no importa si te has sacado el carné hace poco, si ya llevas tiempo con él pero usando un coche que no te satisface, o si eres un conductor más experimentado que se enfrenta por primera vez a este trámite, la compra de tu primer coche puede generar miles de dudas y reservas.

Desde si comprarlo nuevo o de segunda mano hasta el tipo de combustible y prestaciones, los detalles a tener en cuenta suelen ser demasiados para contarlos.

Pero no debes dejarte llevar por las dudas, ya que aplicando el sentido común y no dejándote llevar por la euforia podrás encontrar el coche perfecto para ti en poco tiempo. Tan sólo tienes que acotar la búsqueda.

2. Mi primer coche… ¿de segunda mano?

Es el principal parámetro que hay que definir antes de comenzar a buscar el coche perfecto. Si eres un conductor novel, lo más aconsejable es que optes por un vehículo de segunda mano, por una serie de factores:

  • Tu coche será el primero en sufrir las imprudencias, golpes y dudas de tu recién adquirida destreza.
  • Si eres un conductor novel, el seguro del coche te saldrá más caro, por lo que si a ello le sumas que el coche es nuevo, puede que la prima a pagar sea demasiado alta para tu presupuesto.
  • Conviene además buscar vehículos que sean sencillos y manejables, sin demasiada tecnología punta, ya que sólo entorpecerá el manejo del mismo.
  • Revisa tu presupuesto y compara los modelos que más te interesen: ¿hay mucha diferencia de precio entre un turismo básico más nuevo y uno con más prestaciones pero antiguo? ¿Cuál de ellos es más caro de mantener, contando impuestos, combustible, seguro, reparaciones, etc.? Todos estos detalles son fundamentales para elegir bien.

Asimismo, no olvides comprobar neumáticos, frenos y que toda la mecánica funcione bien; especialmente si nunca has comprado un coche o si sabes poco sobre ellos, conviene ser aún más precavido, pues pueden engañarte y venderte un coche con vicios ocultos y problemas. Pide a algún conocido que sepa algo más sobre el tema que te acompañe a la visita y que también pruebe el coche, ya que un conductor más experimentado verá y sentirá cosas que uno novel aún no atina a intuir.

3. Cambio manual vs. cambio automático

También hay que tener en cuenta que los coches con cambio automático son más complicados de manejar para un conductor sin experiencia.

Es por ello que conviene más comprar un coche con cambio manual porque, aunque el futuro de las palancas de cambios quizás es menor que el del automático, saber conducir un coche con cambio manual es de vital importancia en el desarrollo de la conducción. Un cambio automático puede resultar más nefasto si careces de experiencia, y además suelen ser vehículos más caros y con un mayor mantenimiento.

4. Menos potencia, mayor ahorro

No te dejes enamorar por la potencia y los caballos de un vehículo, por otra parte, ya que quizás no te resulte rentable económicamente comprar un coche que gaste más combustible y con una potencia que no vas a poder usar. Un coche con mayor potencia también repercute en el mantenimiento, ya que encarece la tarificación del seguro, por ejemplo.

5. ¿Y si quiero que mi primer coche sea nuevo?

No todos los usuarios buscan lo mismo, y en este tema hay infinidad de gustos y experiencias. Están los que no confían en los coches de segunda mano y prefieren la comodidad y seguridad de uno nuevo, mientras que otros que pueden prescindir del ahorro que supone uno usado y pasar directamente por el concesionario.

Los coches nuevos aportan mayor seguridad, motores más eficientes y respetuosos con los parámetros de emisiones actuales y son también más cómodos y fiables. La mecánica nueva es también un valor de garantía, y los accidentes o reparaciones suelen estar cubiertos en los dos primeros años tras la adquisición.

Si eres de los que prefiere un coche nuevo, simplemente atiende a los siguientes factores, los cuales te ayudarán a acotar la búsqueda del coche perfecto para ti.

  1. Si la decisión planea sobre varios modelos, opta siempre por el que ofrezca una mayor garantía en seguridad y el que sea más fácil de mantener.
  2. Tanto si vives en espacios urbanos como si no, un modelo compacto y pequeño te será de mayor ayuda, ya que son más fáciles de manejar, mantener y sobre todo de aparcar.
  3. Apela a la responsabilidad que tienes como conductor sin experiencia y elige un coche que no ponga en riesgo tu seguridad y la de los demás, en lo que a potencia de motor se refiere.

6. Elige según el tipo de combustible

A día de hoy, no hay que olvidar la importancia que tiene el tipo de motor de un vehículo en la vida cotidiana. Los ayuntamientos, los gobiernos y las instituciones internacionales luchan para que las emisiones de CO2 permanezcan bajo mínimos, y las políticas adoptada para poder conseguirlo han afectado en primera medida al sector automovilístico.

Por tanto, los usuarios buscan cada vez más coches que les permitan llegar a cabo sus actividades cotidianas sin que esto se va afectado por las restricciones al tráfico. Los vehículos de gasolina y de diésel son los que más problemas acarrean, especialmente estos últimos.

Aun así, los diésel siguen siendo el tipo de vehículo más apto para recorrer muchos kilómetros, pero conviene echar un vistazo a la oferta de híbridos, ya que son la alternativa más segura y sostenible a los tradicionales motores.

7. Conclusión

La compra de tu primer coche puede ser toda una experiencia para ti, y sacar el máximo provecho de ella es lo más importante; tómate tu tiempo y compara qué alternativa casa mejor con tu estilo de vida, tus necesidades y tu bolsillo, sin olvidar que lo más importante es sentirse a gusto y seguro.