Cómo saber los extras de mi coche

El equipamiento de un coche de segunda mano es clave para poder fijar un precio más alto o más bajo por él, y a veces es complicado determinar qué es lo que el coche traía de serie y lo que no.

Sin embargo, hay algunos trucos mediante los cuales se puede averiguar fácilmente el equipamiento del coche sin ir al taller y poder diferenciarlo del equipamiento añadido posteriormente por los propietarios posteriores.

1. Extras de un coche de segunda mano

La compra de un coche de segunda mano es una buena opción para miles de usuarios, que por diversas circunstancias no pueden o no quieren adquirir uno nuevo. Los precios de los vehículos usados son más asequibles, y a día de hoy pueden encontrarse buenas ofertas en el mercado.

Es entendible que, a lo largo de la vida de estos coches, sus propietarios hayan decidido poner extras a un coche después de comprarlo y adaptarlo así a su estilo de vida y funcionalidad.

Pero ¿cómo saber qué extras del coche son de serie o de añadidos posteriormente?

  1. A través del número VIN
  2. A través del numero PR

2. Averiguar los extras de tu coche con el número de bastidor

La vida de tu coche está totalmente registrada, especialmente aquellos elementos que trae el coche una vez sale de la fábrica. Gracias al número VIN (Vehicle Identification Number) o número de bastidor se puede saber qué trae cualquier coche de serie, aunque no todo.

Así que, si necesitas asegurarte del verdadero equipamiento de un vehículo antes de comprarlo o si quieres ver qué traía a la hora de tasar un coche con extras, puedes empezar buscando por el número de bastidor.

El código usado para el número VIN es homogéneo para todos los países, por lo que siempre tiene el mismo formato alfanumérico independientemente del origen del vehículo. Este cuenta con, primero, un código asignado al fabricante compuesto por 3 caracteres, al que le sigue un número descriptor del coche definido por la marca.

El código finaliza con una sección numérica de 8 caracteres, en los cuales se puede indentificar el año de fabricación e incluso la fábrica que lo ensambló.

La localización del número VIN se ubica en la conocida como “placa de características”, que suele estar en la mayoría de los casos en la parte inferior de la pared frontal del coche, cerca de la puerta o en el escalón de entrada de la puerta del conductor.

Una vez tengas el número, acude a alguna de las páginas web que ofrecen la comprobación del número VIN. Algunas son gratuitas y otras de pago, todo dependerá de la información que quieras sacar.

La parte negativa es que en el número de bastidor no suelen aparecer todos los extras, sino más bien es una identificación del vehículo, un DNI automovilístico.

3. Mediante el código PR del vehículo (código de producción)

Algunas marcas como Volkswagen, Audi, Seat y Skoda incluyen un código conocido como PR, el cual es necesario para la identificación exacta del modelo y del catálogo.

El número PR es un registro de los datos asociados con el cliente y su vehículo, y suele ser la forma más aproximada de conocer los extras de un coche. Se compone de 3 caracteres y conforman el equipamiento original y opcional. Podrás encontrarlo en el libro de mantenimiento, casi siempre en una pegatina adherida a él.

La dificultad que plantea el número PR es que suele venir en el idioma de la marca (alemán para Volkswagen, por ejemplo) y que los códigos alfanuméricos son prácticamente imposibles de interpretar para los legos en la materia.

4. Los extras imprescindibles de un coche

La mayoría de fabricantes cuentan con extras sistemas que a simple vista pueden parecer de rigor, como algunos sistemas de frenada. Además, con el paso de los años se han ido incluyendo elementos que en coches de hace 10 años, por ejemplo, eran parte de un equipamiento más propio de alta gama.

Es conviene, entonces, echar un vistazo a los extras incluidos, ya que puede resultar confuso saber con exactitud qué se considera un extra y qué no.

Por otra parte, algunos seguros piden estos detalles a la hora de contratar una póliza, pues son elementos que juegan un papel destacado en la prima a pagar.