¿Cómo financiar un coche nuevo? 6 formas de hacerlo

Existen muchas alternativas para que financies tu nuevo coche. ¡Descubre las mejores aquí!

10.01.2018

Financiar un coche

¿Estás pensando en comprar un coche nuevo pero no sabes cómo financiarlo? La mayoría de las personas financian sus vehículos. Estas son las 6 formas más comunes de hacerlo, ¿cuál te conviene más?

Tasación de coche gratis en un solo paso

#1 Obtener un préstamo personal en una entidad financiera

Es la forma de financiación más común y normalmente la ofrecen los bancos, las cajas de ahorros y otras entidades de crédito. Para acceder a estos préstamos, tendrás que demostrar que tienes una buena capacidad crediticia y que vas a poder devolver el dinero dentro del plazo pactado.

entidad financiera

Los intereses y los costos totales pueden variar bastante entre los diferentes proveedores de préstamos, haciendo que la compra del vehículo sea mucho más costosa. Ten en cuenta que el proveedor pretenderá asegurar el préstamo con uno de tus bienes. Al hacer esto puede que pongas tus posesiones en riesgo.

Pros: puedes tramitarlo rápidamente y disponer de los fondos casi de inmediato.

Contras: el riesgo y la tasa de interés pueden ser altos.

#2 Obtener un préstamo de un amigo o familiar

Otra opción es obtener un préstamo de un amigo, familiar o conocido en lugar de en una institución de crédito. En este caso, es importante discutir el préstamo al detalle y dejarlo todo por escrito para evitar futuros problemas.

Pros: no es necesario realizar ningún análisis de solvencia y tendrás más flexibilidad en los plazos. Dependiendo de tu relación con la persona que te presta el dinero, la tasa de interés podrá ser más baja o incluso inexistente.

Contras: puedes poner en riesgo una amistad o una relación familiar.

Descubre el valor de tu coche de forma gratuita.

En solo 2 clicks: ¡la mejor oferta! Más de 1.000.000 clientes están satisfechos en toda Europa.

#3 Compra a plazos

Este método de financiación se basa en comprar por cuotas. Consiste en firmar un contrato con el vendedor (local o internacional) mediante el cual aceptas comprar un vehículo en un período de tiempo determinado. Podrás usar el vehículo mientras abonas unas cuotas mensuales fijas hasta pagar la totalidad del precio. Serás el conductor registrado y responsable del seguro y del mantenimiento del vehículo, pero el vendedor será el propietario legal hasta que el último pago sea efectivo. Después, el automóvil será completamente de tu propiedad.

Pros: los vendedores ofrecen esta alternativa directamente, y es bastante sencilla y rápida de tramitar. Los pagos son flexibles y normalmente el depósito es pequeño.

Contras: puede que termines pagando más a largo plazo debido a que la tasa de interés será generalmente más alta, lo que también es un inconveniente. A diferencia de la financiación flexible, normalmente no se tiene la posibilidad de cambiar el automóvil por otro modelo una vez que es de tu propiedad.

#4 Financiación flexible

Las mayores marcas de automóviles ofrecen la posibilidad de un plan de pago flexible. Es una opción parecida a la compra a plazos con algunas diferencias. Al contrario que el método anterior, cuando completas todos los pagos puedes decidir quedarte con el coche o devolverlo sin ningún compromiso o cambiarlo por otro modelo de la misma marca y pagar la diferencia.

financiación flexible

También podrías negociar un descuento para el nuevo modelo. Esta opción normalmente se ofrece para modelos específicos de la marca y no para todos los coches disponibles.

Pros: puedes cambiar de parecer al final del contrato sobre qué coche quieres tener. Tienes la confianza que te ofrece una gran marca de vehículos reconocida en el mercado.

Contras: puede que los términos del contrato sean menos flexibles para negociar que con una compra a plazos.

Audi rojo

¿Cuánto vale mi coche todavía?

Descubre el valor de tu coche en solo un minuto. Obtén el mejor precio y véndelo de inmediato.

#5 Arrendamiento financiero

Si estás considerando alquilar un coche mediante la opción de leasing o renting, tendrás que realizar un pago mensual a la entidad arrendadora para poder usar el vehículo. El único requisito es que el kilometraje no puede exceder de un límite especificado. Al final del contrato tendrás que devolver el vehículo a la entidad o comprarlo por su valor residual (algunos concesionarios no ofrecen la opción de compra).

Pros: no tendrás que preocuparte de la depreciación del vehículo y podrás cambiar fácilmente a otro modelo.

Contras: los costes totales de la operación pueden ser altos debido a todos los servicios incluidos. Es posible que se tenga que pagar una penalización en el caso de exceder el límite de kilometraje permitido.

#6 Ahorra y paga con cosas que no usas

No necesitas involucrarte en ningún acuerdo financiero si ya tienes algo de dinero ahorrado, has recibido una herencia, eres dueño de un coche viejo y lo vendes, o de otras cosas de las que puedes deshacerte para ganar dinero. También existe el improbable caso de que te toque la lotería. Entonces, tendrás suficiente dinero para pagar tu nuevo vehículo.

Pros: no pagarás intereses ni dependerás de nadie más.

Contras: puede llevar más tiempo que otras alternativas. Requiere un esfuerzo económico mayor y no todo el mundo puede permitirse esta opción.

En conclusión, comprar un coche nuevo no tiene que ser un problema para ti. Hay una alternativa para cada necesidad, estilo de vida o bolsillo. Entonces, ¡deshazte de tu coche viejo ahora y consigue uno nuevo! Puedes empezar averiguando cuánto podrías obtener por él.

Tasación de coche gratis en un solo paso