¿Tienes multas en zona azul? Infórmate y encuentra soluciones


Las multas en zona azul suponen un auténtico quebradero de cabeza para muchos conductores. Las asociaciones de consumidores apuntan a que esta normativa de aparcamiento no tiene base legal y que sus sanciones no son válidas. ¿Significa esto que no debes abonar tus eventuales multas? Pagar por algo que consideramos injusto es frustrante, pero acumular sanciones impagadas puede generarte problemas en el futuro. Descubre cuáles son tus derechos y cómo puedes reclamar la cancelación de estas multas.


¿Tienes multas en zona azul y no sabes cómo actuar? ¿Sabes cómo funciona este sistema de aparcamiento y a qué se debe tu sanción? Cuando decimos zona azul, nos estamos refiriendo a las zonas de aparcamiento de pago dispuestas por los ayuntamientos de muchas ciudades de nuestra geografía. Una heredera de los primeros parquímetros que se instalaron en Madrid a principios de los 80, con los que comparte a grandes rasgos el mismo funcionamiento: según el tiempo que pase tu vehículo aparcado en una zona azul, deberás abonar un determinado importe en las máquinas expendedoras de tiques dispuestas en la vía pública. ¿El objetivo? Reducir el tiempo de estacionamiento de los vehículos y facilitar la rotación de coches aparcados, sobre todo en las zonas céntricas. En la mayoría de las ciudades, existe un código de colores destinado a diferenciar las zonas de parking en función de los vehículos que tiene permiso para aparcar en ellas (residentes, visitantes) o del precio fijado por permanecer estacionado.



¿Son legales las multas de zona azul?

Si aparcas en una zona azul sin pagar el consecuente importe o si excedes el tiempo determinado que habías abonado, te expones a ser sancionado por las temidas multas en zona azul. Precisamente las sanciones han sido el punto que suscitado una mayor polémica en torno a esta regulación del estacionamiento, y son numerosas las asociaciones de consumidores, conductores y vecinos que las consideran ilegales o no aptas para ser consideradas multas de tráfico como tales.

Desde el momento en que la zona azul fue implantada en la mayoría de las ciudades, la polémica y las críticas no han dejado de crecer. Por un lado, muchas asociaciones de vecinos consideran escasas las plazas reservadas a los residentes o ven absurda la colocación de la zona azul en barrios que no son especialmente céntricos. Así, por ejemplo, los parquímetros en Carabanchel fueron retirados por el Ayuntamiento de Madrid ante las incesantes quejas de sus vecinos. Por otra parte, las asociaciones de consumidores y muchos grupos políticos han puesto en duda la legalidad de las sanciones por aparcar incorrectamente en la zona azul y opinan que no tienen la misma validez que las multas de tráfico de la DGT, como por ejemplo las multas de alcoholemia. ¿El motivo? Muchos ayuntamientos ceden la gestión de la zona azul a empresas privadas. Esto significa que las personas que controlan los coches aparcados y ponen las multas no son agentes de policía, sino por trabajadores de una determinada empresa que no tienen poder sancionador. De este modo, nuestra multa no sería realmente una multa sino, una mera denuncia que, al no haber sido interpuesta por un Poder Judicial o Administrativo, no tiene ninguna presunción de veracidad.

Por otra parte, es posible que en la red encuentres informaciones que afirman que no es necesario pagar este tipo de multas, ya que el pago del impuesto de circulación te exime de ello. Sin embargo, el Tribunal Supremo ya se pronunció a este respecto, y estableció que ambos conceptos son completamente distintos: las multas de circulación, competencia de la Administración Local, no guardan ninguna relación con los impuestos de circulación.


Así puedes recurrir tus multas por aparcar en zona azul

Las multas relacionadas con la zona azul pueden ser de distinta tipología: es posible que seas sancionado por no haber colocado el tique o el distintivo de residente de manera inadecuada, por no haber comprado el tique o por haber excedido el tiempo marcado en este. Teniendo en cuenta los resquicios y contrariedades legales relacionadas con este tipo de sanciones, seguramente te estarás preguntando si es realmente necesario pagar las multas de zona azul. A nadie le gusta pagar por algo que considera injusto o abusivo, pero tampoco es agradable tener multas acumuladas sin pagar que, en el futuro, pueden convertirse en un grave problema. La solución es recurrir las multas de aparcamiento. Puedes hacerlo utilizando las plantillas que encontrarás a este propósito en la red e interponiendo de esta manera un recurso. Al presentar tu recurso en el Ayuntamiento, asegúrate de no pillarte los dedos cometiendo fallos burocráticos y conserva una copia sellada de este.


La zona azul por provincias. ¿Quién paga más?

Aparcar en la ciudad se ha convertido en un gasto cotidiano inevitable que, junto al precio del combustible y el importe de las multas de Tráfico que eventualmente puedas recibir, hacen en ocasiones difícil el poder coger tu coche todo lo que quisieras. Más allá de las multas de zona azul, el dinero que inviertes por el simple hecho de aparcar tu coche puede ser preocupantemente alto si lo calculas a nivel mensual, y siempre dependiendo de la ciudad en la que vivas. Los precios por aparcar en zona azul son dispuestos por los Ayuntamientos de cada ciudad y varían de manera pasmosa entre distinto municipios. Así, por ejemplo, dejar tu coche en una zona azul de Barcelona una hora puede salirte hasta por 2,50 euros, mientras que en Alicante, Santander o Burgos pagarías 60 céntimos por el mismo servicio. Igualmente, el código de colores a la hora de distribuir las plazas de aparcamiento y los permisos para residentes varían en su gestión dependiendo de cada municipio.


Tasación de coches GRATUITA
Nuestras filiales:
Tasar tu coche ahora: