Conducir con escayola, ¿constituye una infracción?


Has tenido un pequeño percance u operación y tienes que llevar una escayola durante un tiempo. Tu preocupación es ahora cómo vas a desplazarte, pues no sabes si está permitido conducir con escayola o no, dada la reducción de movilidad que supone. A lo largo de estas líneas te explicaremos cuál es el razonamiento que esgrime la Dirección General de Tráfico al establecer la norma al respecto.


Antes de seguir ahondando en el tema, debemos decir que conducir con escayola no es legal. Se trata de una conducta que va contra las normas de circulación y que puede suponer sanciones relativamente graves, tanto desde el punto de vista de la cuantía económica, como del de la retirada de puntos. No importa si eres zurdo y vas a conducir con una escayola en la mano derecha o al contrario, la realidad es que llevar una inmovilización tal en cualquier parte de nuestro cuerpo nos resta la suficiente movilidad y la necesaria capacidad de control que exige la conducción de un vehículo. Desde la DGT son tremendamente claros al respecto y establecen que cualquier persona que se encuentre en estas circunstancias está privada temporalmente de las facultades mínimas necesarias para ponerse al volante. Te contamos en detalle la normativa aplicable y también algún caso de famosos que ha decidido saltársela dando así un ejemplo muy poco adecuado al resto de la ciudadanía, en especial a los más jóvenes.



¿Por qué no está permitido conducir con escayola?

De acuerdo con las normas de circulación vigentes, no se puede conducir con una escayola en la mano, en el pie o en cualquier otra parte del cuerpo si esta afecta de forma relevante a nuestra movilidad y, por lo tanto, a la capacidad de control que tenemos sobre nuestro vehículo. Esto aplica, de hecho, no solo a las escayolas, sino a cualquier otro tipo de vendaje que provoque la inmovilización total o parcial de una parte de nuestra anatomía: vendajes, collarines… Se sigue así, por tanto, lo establecido en el artículo 17 del Reglamento General de Circulación cuando dice que ”Los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos”.

La única forma legal de conducir con una escayola o un vendaje similar es que cuentes con un certificado médico que establezca que tus condiciones de movilidad son suficientes para controlar totalmente el vehículo y circular sin poner en riesgo tu propia integridad o la del resto de personas con las que compartes el espacio público. De no contar con este certificado y ser pillado al conducir con una escayola, la multa podría oscilar entre los 150 y los 300 euros y podría llevar aparejada la retirada de tres a seis puntos del carnet. Como ves, la sanción es relativamente grave, por lo que te conviene centrarte en tu recuperación antes de volver a sentarte al volante de tu coche.


Famosos pillados al conducir con escayola

El caso más sonado recientemente quizá haya sido el de Iker Casillas. El guardameta fue fotografiado por la prensa conduciendo con una escayola en su brazo izquierdo. A pesar del revuelo formado y de que una autoescuela de Plasencia solicitó a la DGT que actuase de oficio contra el jugador del Real Madrid, lo cierto es que, finalmente, pudo librarse de la multa. La Jefatura de Tráfico alegó en su momento que no puede actuar de oficio con una fotografía como mera prueba. No obstante, dada la relevancia pública y la influencia de Casillas, especialmente entre los jóvenes que van a aprender como conducir un coche, la directora general de Tráfico en aquella época, María Seguí, declaró haberle telefoneado para informarle de lo inapropiado de su comportamiento. El jugador respondió no estar al tanto de que su conducta fuera sancionable, pidió disculpas y se mostró preocupado por la imagen que había podido transmitir al conducir con una escayola.

Los casos de famosos que cometen infracciones al volante suelen tener siempre una amplia repercusión pública. Entre los más destacados están los de Esperanza Aguirre y su aparcamiento en el carril bus de la Gran Vía madrileña, con la posterior polémica; el de Tamara Falcó, que empotró su coche en el centro de la Capital; o los de Guti y Cristiano Ronaldo y sus problemas con la velocidad excesiva. Todos ellos deberían servirnos para recordar la importancia de seguir las normas de circulación, pues solo así podemos garantizar nuestra seguridad y la de quienes nos rodean.


Otros casos en los que no puede conducirse

Queremos hablarte, para finalizar, de otras circunstancias especiales sobre las que muchas veces tenemos dudas y que, en la mayoría de los casos, son prácticas no permitidas al volante:

  • Conducir sin camiseta o conducir descalzo se sancionan con multas de hasta 200 euros.
  • Llevar un cartel de se vende puede suponerte una multa de 80 euros por uso inadecuado de la vía pública.
  • Tener la música a un volumen demasiado alto también se considera una infracción si pasamos por una zona de descanso (hospitales, por ejemplo) o un núcleo urbano.
  • Conducir embarazada no es objeto de sanción, pero sí requiere una serie de precauciones especiales para evitar daños al feto ante una posible colisión. Pueden usarse adaptadores para el cinturón de seguridad que garantizan una correcta sujeción sin perjudicar al bebé. El airbag no será peligroso si se encuentra a unos 20 o 25 centímetros del cuerpo.


Tasación de coches GRATUITA
Nuestras filiales:
Tasar tu coche ahora: